Desde la isla de Sulawesi decidí dar un giro a mi ruta , septiembre estaba a la vuelta de la esquina y parecía que con un estirón de manos tocaría Australia a finales de año , esa era la idea de principio

Pero no toda ruta esta marcada , mi mapa esta vez no marcaría la ruta progresivamente , recibí un e mail de un amigo , tenia intención de visitarme en octubre , la verdad lo mismo daba el lugar no era una obligación viajar a su encuentro , sino que el me encontraría a mi .

Fue una mañana caminando bajo el trafico de Makassar cuando mi brújula señalo hacia el lado contrario , pensé en Tailandia como posible destino , tenia Bali debajo del dedo gordo a solo un pasito , también es cierto que me pesaba la idea de repetir algún destino que con tanto esfuerzo había realizado , las distancias y la paciencia se habían apoderado de mi este ultimo mes por Indonesia , mi visa caducaba y la idea de visitar un pais nuevo con el me atraía , todavía debería esperar un mes , así que decidí aprovechar y visitar (Miamar) un pais con acceso restringido por tierra .

Desde Makassar (Indonesia) volaba a Kuala Lumpur (Malasia) , me dirigí al mostrador de Air Asia , mientras observaba una hermosa melena recogida de una de las azafatas una enorme sombra se abalanzó sobre mis espaldas , no era mas que mi compañero francés en las islas togian , allí lo deje una semana atrás acompañando a los corales en su pequeño paraíso perdido , su piel morena reflejaba las horas de hamaca , su alta estatura tapaba toda visibilidad hacia el hermoso rostro y su ingles era bastante bueno como para pedir un asiento los dos juntos , recogimos los pasaportes y nos dirigimos a tomar un café.

Subíamos las escaleras mecánicas cuando me abordan para regresar al mostrador de información , supuse que eran mis playeros , los llevo colgados fuera de la mochila , no es la primera vez que me pasa .

Hemos llegado a Kuala Lumpur directamente tomamos el autobús , creo que mi compañero era la 4 vez que visitaba la ciudad así que llegamos directamente al albergue cerca del barrio de chinatow , allí mismo en una calle tranquila dando la vuelta a un templo hindú instale mi cuartel general .

Una semana que me valió para visitar la ciudad , charlar de nuestras batallas y sacar la visa en el consulado de Miamar .

Con la visa para Miamar en la mano ya estoy preparado para afrontar un nuevo pais .