Caminaba entre el bullicio de Chinatow cuando oigo una voz llamándome , parecía totalmente que se dirigía a mi , incluso escuchaba entre el bullicio mi nombre ( carlos) anda si es mi amigo Ernesto el Italiano , (que sorpresa ).

Quien diría que nos íbamos a encontrar tan pronto y en las calles de Chinatow , había pasado un mes y medio desde que nos separamos en la isla de borneo , atrás quedaron días y recuerdos , pero lo que ninguno esperaba era que un día paseando tranquilamente en  Kuala Lumpur (Malasia) nuestras almas se volvían a cruzar habidas de contar nuevas historias , Ernesto recorrió todo Malasia y yo venia de un giro inesperado desde Sulawesi (indonesia) , así es la vida de un viajero imprevisible , fugaz , intensa , solitaria , Ernesto lo sabe y así nos reíamos de nuevo , recordábamos nuestros días cuando cantábamos Sandokan Sandokan y la perla de Labuan .

Mas grande se hizo nuestro amistad , al día siguiente se despidió de mi en la parada del autobús con un gran abrazo y con la ilusión de volver a encontrarnos en Vietnam , las puertas de su casa estarán abiertas para de nuevo sentir que un viajero nunca muere , permanece en el camino a través de relatos historias y vivencias que se trasladaran de generación en generación .

Hasta pronto Ernesto nos vemos en Vietnam ...........