Spanish Chinese (Simplified) English French German Indonesian Portuguese Vietnamese

Visitas

Visitas del artículo
1871856
 

La respiración nos falla, un pequeño aliento de descanso nos sirve para hacer una pausa, faltan aun muchos escalones de los 456 escaleras que conforman la subida al cerro Santa Ana, cada paso que das es un paso a la historia de Guayakil, es el sitio donde se origino la ciudad, en las faldas de este barrio de las peñas, reconstruido y bohemio se produjo la definitiva fundación en 1547. descansamos en sus bancos, es relajante rodeado de plazoletas y áreas verdes, con su alumbrado, sus tiendas y cafés rodeados de galerías arte y artesanía, un pasado histórico el presente y el futuro de esta ciudad.

     guayakil.jpgguayakil1.jpg

       guayakil2.jpg           guayakil3.jpg

Nos detenemos en uno de los mirados para ver las majestuosas vistas de la ciudad de guayakil, allí nació todo, allí estamos pisando sus empinadas calles y haciendo que cada paso y cada escalón sea un paso firme y heroico como los que lucharon por la independencia de su querida y amada guayakil ............

        montaita.jpg

       montaita5.jpgmontaita6.jpg

        montaita3.jpg

         montaita4.jpg

         montaita2.jpg

       montaita8.jpgmontaita9.jpg

 

Saliendo de la espectacular estación de ómnibus de Guayakil, nos vamos a montañita el autentico paraíso playero de ecuador no muy fácil de encontrar en los mapas pero cuando uno llega se envuelve se atrapa, se deja ir, cuatro calles apenas de casas de paja y caña, ideal para el surf, buena comida, barata pacifica, viene a ser la mancora del Perú, mejor aun montañita es mas tranquila, es un paraíso en ecuador, es diferente, estamos en temporada baja, todo esta en obras, hay muy poca gente, conseguimos una cabaña en la playa a escasos metros por 10 dólares, un precio imposible en temporada alta que llega a multiplicarse por 10, servicio de bar abierto, limpieza, así son las cosas a veces, parece ser que el pueblo se rige por una cooperativa o comunidades que trabajan para el pueblo, estas cabañas no tienen dueño propio son para la mejoría de la comunidad, unos días nos sirven para bañarnos en sus aguas y poder tocar la arena a nuestros pies, apenas perdemos ni el tiempo en bajar hasta el pueblo, el pueblo es la arena que tocamos al despertar cada mañana, el pueblo es la gente que pasea por la playa y se detiene a tomar algo con nosotros, pertenecemos al pueblo, incluso cocinamos un suculento pescado con salsa de coco especialidad de vera, eso es lo que hacemos durante los días que descubrimos este lugar mágico otro pequeño rinconcito del mundo para mi cajita de las sorpresas, lugares de todos, ahhiii hogar dulce hogar ...........

              montaita10.jpg

 

Estoy en Riobamba, me había dirigido con la intención de recorrer el único trayecto que aun queda en Sudamérica en el techo de un tren, ya no será posible, están en reconstrucción y ya nadie mas volverá a subir en el techo, ahora será un tren panorámico con cristaleras, en estos tiempos modernos hay leyes, hay cosas que cambian la historia de las cosas, manipulamos el tiempo como maquinas programadas a un mundo preciso y lógico, rompemos con las posibilidades de soñar y nos atrevemos a ser jueces de los pueblos que quieren ser como son, quieren ver las cosas como las conocieron y seguir sintiendo el aire de sus valles, camino por sus calles con aliento pausado, un señor se me acerca me dice si quiero subir a ver el tumburahua, un volcán en erupción en estos momentos, espectáculo que podemos ver a muchos kilómetros justo enfrente de un pico, bonita idea, no sabia tal noticia acabo de llegar, pero escasos minutos me valen para escuchar su rugido, voy a cambiarme de ropa adecuada para pasar la noche, el señor nos espera en la esquina, dos chicas vienen con nosotros, montamos en su 4.4 y empezamos una tremenda subida con carreteras irregulares, es noche cerrada totalmente, ventanas cerradas, frío, parece que se pierde, pregunta a varias personas, todos se dirigen a lo mismo, nos enseña las fotos de la lava sacadas anoche, después de mas de una hora circulando por caminos que apenas pasa el coche, llegamos, varios autos estacionados para el mismo espectáculo, la tierrra ruge, el coche se mueve, no conseguimos ver nada tapados por la niebla, asombrados dejamos el lugar después de varias horas de espera, imposible, el tiempo no acompaña, son 10 dólares perdidos pero la incertidumbre de volver otro día, descansamos esa noche, al día siguiente decidimos acercarnos a la boca del lobo, quiero ver el volcán, oigo su llamada, me espera dormido, puedo sentir su imán, a veces no entiendo por que me gusta sentir esto, es como una atracción para mi, en ocasiones necesito sentirme cerca de la tierra aunque conlleve consecuencias inesperadas, necesito poner la mano en mi pecho y sentir los latidos de mi corazón agitados por su gravedad, esas cosas pasan, no tienen explicación, tomo el autobús hacia baños el pueblo justo a los pies del volcán, nos hablan que las carreteras están cerradas pero no es así, estoy en baños una pequeña y charmosa villa encubierta por una fuerte neblina, el volcán parece dormido pero de vez en cuanto resopla por los 4 vientos avisando que esta despierto, es como el bufar de un toro, estoy justo debajo, oigo el sonido desde la habitación,los cristales se mueven ya no me hace tanta gracia, ya siento latir mi corazón, la madre naturaleza impone su ley, las pocas personas que habitan este pueblo están en constante alerta, simulacros son realizados para cuando el gigante despierte sus lavas todos pueden acudir a los refugios a tal efecto, cosa que sucede y algunos se pasan por alto, el volcán tumburahua esta en plena erupción, puede explotar en cualquier momento.

               baos4.jpgbaos3.jpg

 

Un nuevo día después de una noche de inquietud, dormir a los pies de un volcán despierto no es digamos muy tranquilizante pero la belleza de este lugar entre montañas y rios te hacen por un momento olvidarte de eso. Nos adentramos en cañones y rápidos que cortan la ciudad a través de un gran rió que posa nervioso, nos encaramos a realizar el rafting, son dos horas de pura adrenalina, rocas, piedras, montañas cubiertas por el verde de la selva, cataratas que desfilan suavemente al encuentro del rió, y un pequeño bote con 7 personas que se aventuran en estas aguas gélidas, un día maravilloso surcando los cañones y las montañas que nos hacen sentir como peces agitados en el agua .........

          baos5.jpg

Una vez mas nuestras expectativas de ver la lava del volcán se tornan nulas, permanece encubierto por la niebla soltando sus estruendos, todas las noches hay un paseo adaptado para subir al mirador, me sorprende ver la gente como si nada esperando que suelte su furia, con niños y familia, como si se tratase de un juego o una broma, esta gente esta acostumbrada y es normal para ellos, otro intento fallido.

       baos10.jpg

           baos11.jpg

                    baos14.jpgbaos15.jpg

        baos13.jpg

   baos17.jpgbaos16.jpg

Ya es otro día, nos dirigimos a ver numerosas cataratas si no fuese por el frío de esta mañana de invierno seria una invitación para bañarse en sus aguas profundas, en la tarde recorremos sus calles caminado con sus lindas iglesias, una plaza con personas de todos los lugares, llegamos a un hermoso y grande puente llamado San Francisco en este lugar se practica el puenting un salto loco de 80 metros, me atrevo, mis piernas tiemblan cuando miro para abajo, no pienso mas, salto, son décimas de segundo mi respiración se contiene apenas unos segundos un grito en mi garganta, hace eco entre montañas, todo es muy rápido pero mi adrelanida dura en el cuerpo para un largo tiempo.

 

                  quilotoa3.jpgquilotoa5.jpg

        quilotoa6.jpgquilotoq4.jpg

Después de 4 días recorriendo estos lugares decidimos partir pero mis ojos se vuelcan en la dirección del volcán, una ultima esperanza de poder ver la lava del gigante dormido, no fue posible el tiempo no acompaña y decidimos irnos.

        quilotoa1.jpgquilotoa.jpg

                   quilotoa2.jpg

No son muchos kilometros que separan Baños de Quilotoa pero las carreteras son horribles y los autobuses aun se demoran tres veces mas de lo previsto para llegar al destino, mas puedes ver los paisajes perdidos, cuando llegamos a quilotoa parece que estamos en el fin del mundo y con mucho frío, las cuatro casitas que hay se utilizan como posadas todo muy simple y humilde, es un cráter de otro volcán donde se formo una laguna que cambia de colores, una belleza rara que se puede observar durante horas sin cansar, este día frío no da para mas, la noche aun es mas fría,nos da para tomar una sopa caliente y pasar esa noche en este valle perdido, luego por la mañana partimos en una camioneta para la ciudad vecina donde en el trayecto enlazamos con un autobús al alto que nos llevara a Quito, de ahí tomaremos otro autobús para la frontera con Colombia...............

                   quilotoa7.jpg      quilotoa8.jpg

                                      quilotoa9.jpg