Spanish Chinese (Simplified) English French German Indonesian Portuguese Vietnamese

Visitas

Visitas del artículo
2791907

 

En el albergue conozco a Vera una chica curitibana allí entre conversación y un chopp de vino maneja la idea de compartir viaje juntos , en la misma no le doy importancia y vera continua sus vacaciones de regreso a Curitiba .

Me percato de la finalidad de mi estancia en el pasaporte para Brasil , se termina el tiempo establecido como español para turista ,3 meses , me dirijo a la policía federal , allí con la misma el guardia me impide la entrada , debido a que esta prohibido entrar con bermudas , ante mi insistencia para no volver mas tarde llegamos a un acuerdo , hay mismo me meto en un cuarto y hablando con un operario de la entidad me presta su hermoso pantalón manchado por el sudor de unos reales , después de la propina al honroso policía de curriculum impecable y de vestir mis yeans solo me falta el perfume para entrar a renovar mi pasaporte , para nada valió mi visita , sin mas la señora que sella el visado pasa olímpicamente de mi y no accede a mis peticiones de renovación , alegando que tengo que cadastrarme por internet y hacer todos los tramites desde ahí , cosa que intento pero no consigo , así , tras varios intentos desisto y prefiero dejar de dar vueltas y vueltas en taxi a jefatura siempre recibiendo negatividad .

Así sin mas paso del tema ya que por la ley y las buenas no puedo pues nada ya veremos que pasa mas adelante en el siguiente capitulo .....

Pues nada vuelta al albergue un poco decepcionado , allí el empleado con la misma despierta mi ilusión de renovación de pasaporte comentándome que conoce a alguien en la federal , pero al final resulta que lo que tengo enfrente es un maricón obseso , gordo y degenerado que busca una aventura amorosa , ya al día siguiente despidiéndome de mi amiga vera decido irme de este hostel encantado y despedirme de esta ciudad , para comenzar mi aventura por la selva amazónica ............