Nada mas pisar suelo panameño me sentí mas vivo que nunca , el cambio de continente me rejuveneció , mi sonrisa se notaba y la música estridente de los autobuses panameños zumbaba sin cesar a todo gas , mientras , el conductor vigilaba su nave por el espejo que ocupa la mitad de la parte delantera del autobús , apenas un huequito a la altura la cabeza para la conducción , el resto del frontal es un espejo enorme , parece ser que hay que tener mejor visión para los asientos del autobús que para la carretera en si , curiosos y coloridos autobuses , si no ha subido en uno no ha viajado por panamá , anímese a la disco andante y veras la vida renovada .

Así comenzó mi viaje por Centroamérica , como siempre sintiendo el mundo rodar de nuevo .

Mi primera parada fue en porto bello un pequeño y apacible pueblo de apenas unas calles enclavado sobre la bahía , fue descubierto por Cristóbal Colon y codiciado en aquella época por sus riquezas de transito , aquellas que anhelaban los famosos piratas como Francis Drake , Henry Morgan .

Ahora otros piratas custodian sus bahías y sus mares , allí en ese punto es donde los nuevos marineros descansan esperando una nueva travesía , pasan largas noches en el hostel portobello donde se reúnen y cuentan sus historias , ahí mismo con unas hermosas vistas a lo alto , el marinero vigila mientras charlamos amistosamente , es la guarida del capitán yack y su tripulación del fantasy , lore tabord la cual recogió como un tesoro en algún lugar del mundo , amiga de charlas y días tranquilos y rafael , dos colombianos jovencitos que ahora surcan los mares con el capitán yack .

Creo que permanecí mas de una semana en este lugar de apenas dos calles a pie de carretera , una cuesta empinada dificultaba mi salida y las vistas sobre la bahía me retenían .............