Spanish Chinese (Simplified) English French German Indonesian Portuguese Vietnamese

Visitas

Visitas del artículo
1871856
 

Estoy en la ciudad de Panamá una ciudad con un enorme desarrollo acelerado , allí podes ver como se levantan enormes edificios de mas de 30 pisos  a ritmos endiablados .

Conozco a Manuel un señor de unos 50 años que viajara por unos 3 meses por estas tierras , parece ser que es miembro de couchsurfing y con la misma me invita a una cena donde conoceré a otras personas que comparten este gusto de conocer gente viajera .

Vamos al casco viejo una bonita zona de arquitectura colonial , un chico nacido en San Miguelito uno de los barrios mas pobres de Panamá nos cuenta la historia de como el consiguió salir adelante estudiar y ser hoy uno de los empleados en el Canal de Panamá .

Al día siguiente se ofrece como guía para enseñarnos toda la ciudad y la cara oculta de la ciudad , que es la realidad que azota este continente desde que salí de viaje .

En los barrios del Chorrillo , Santa Ana , San Miguelito , Curundum los niños juegan con pistolas en vez de jugar al balón , la gente que quiere salir adelante tiene que mentir incluso pa conseguir trabajo ,solo nombrar donde viven les cierra las puertas , la pobreza es en algunos casos es extrema y así circulábamos con el coche entre barrio y barrio mientras atónitos observamos por la ventanilla la verdadera y triste realidad de la otra panamá , sin mas una voz de la parte trasera , era Manuel dirigiéndose a su amigo , por favor tengo mujer e hijos esperándome , ya basta , vamonos de aki ya es suficiente con esto , no quiero ver mas .....

Habíamos vistos barrios que ni podes imaginar hay en medio la ciudad , una calle equivocada , un giro equivocado , y sin mas pasara del cielo al infierno así funcionan muchisimas ciudades en Latinoamérica .

 

Si visita la ciudad de Colom lo que poda encontrar es la ya famosa zona libre o franca comercial , por lo demas ande con pies de plomo y no se desvie mucho de la avenida principal en la ciudad , no es una ciudad muy segura ni bonita digamos .

Así tuve que salir corriendo del bar donde comía , justo enfrente del autobús , tenia una enorme cristalera y no quitaba ojo a mi equipaje , comía un suculento plato de espaguetis mientras esperaba la salida , los 3 empleados me habían dicho que ningún problema , salimos en 10 minutos , come tranquilo , aki estamos , te avisamos , unas décimas segundo aparte la vista mientras enrollaba mis deliciosos espaguetis y magia , el autobús ya había desaparecido , increíble visto y no visto , salí como pude con mi muleta ranqueante y todavía llegue a tiempo para sobre la marcha subir al tiovivo andante , el conductor y su ayudante listillo actuaban como si nada hubiese pasado , en fin pequeñas cosas del viaje , parece ser que la mochila no quiere dejar a su dueño y le gusta conocer países .....


Nada mas pisar suelo panameño me sentí mas vivo que nunca , el cambio de continente me rejuveneció , mi sonrisa se notaba y la música estridente de los autobuses panameños zumbaba sin cesar a todo gas , mientras , el conductor vigilaba su nave por el espejo que ocupa la mitad de la parte delantera del autobús , apenas un huequito a la altura la cabeza para la conducción , el resto del frontal es un espejo enorme , parece ser que hay que tener mejor visión para los asientos del autobús que para la carretera en si , curiosos y coloridos autobuses , si no ha subido en uno no ha viajado por panamá , anímese a la disco andante y veras la vida renovada .

Así comenzó mi viaje por Centroamérica , como siempre sintiendo el mundo rodar de nuevo .

Mi primera parada fue en porto bello un pequeño y apacible pueblo de apenas unas calles enclavado sobre la bahía , fue descubierto por Cristóbal Colon y codiciado en aquella época por sus riquezas de transito , aquellas que anhelaban los famosos piratas como Francis Drake , Henry Morgan .

Ahora otros piratas custodian sus bahías y sus mares , allí en ese punto es donde los nuevos marineros descansan esperando una nueva travesía , pasan largas noches en el hostel portobello donde se reúnen y cuentan sus historias , ahí mismo con unas hermosas vistas a lo alto , el marinero vigila mientras charlamos amistosamente , es la guarida del capitán yack y su tripulación del fantasy , lore tabord la cual recogió como un tesoro en algún lugar del mundo , amiga de charlas y días tranquilos y rafael , dos colombianos jovencitos que ahora surcan los mares con el capitán yack .

Creo que permanecí mas de una semana en este lugar de apenas dos calles a pie de carretera , una cuesta empinada dificultaba mi salida y las vistas sobre la bahía me retenían .............


En este nuevo viaje, soñar se queda pequeño, todo comenzó cuando me quedo de vuelta a pasar unos días en la hermosa ciudad de Cartagena, mi idea era llegar hasta Panamá, para muchos viajeros cruzar de América del Sur a América Central representa un reto, la carretera Panamericana se interrumpe en la región de la jungla y pantanos, generalmente ocupada por guerrilla y militares, denominada Darien Gap, un trayecto imposible de realizar por tierra por el denominado tapón del Dariem, la única opción suele ser el avión, pero bien desde mi hostal en cartagena prepare un tour que me llevaría a cruzar la frontera Colombia - Panamá por mar, un viaje que me llevara 4 días por este inmenso archipiélago.

Si quieres hacer este trayecto parten numerosos tours de diversos precios y gustos para navegar en veleros, aconsejo este viaje si tienen tiempo, verlo desde la ventanilla de un avión es descubrir un tesoro y no poder tocarlo. En mi caso el valor de los veleros me venia un poco alto, así que pasamos al plan b.

Circulamos toda la noche para llegar en la mañana a Turbo somos 8 chicos de diferentes países, intento dormir pero el trayecto se me hace horrible la noche cae fría y me encuentro en bermudas y pantalón corto.

En la mañana turbo es un hervidero de personas esperando la salida de las lanchas, nos sentamos en una mesa al lado una pequeñita barra, pido una coca cola y una una bolsa patatitas, a escasos metros un precioso meadero al aire libre, que cae al mar estrepitosamente, unas paredes a mitad de altura por la cintura te cubren por tres lados, un pequeñito agujerito abajo para el pipi y la cabeza de observador, un bonito mirador hay mismo ante las mirada de todos y rodeado de aguas estancadas y podres, las casitas de madera a la orilla, entre basura, como palacitos en la mar y sus aguas putrefactas son el paisaje de este embarcadero, al lado mio Jorge y Josua dos mexicanos en su primer viaje, cargados con sus marabales, una bolsa gasolina siempre colgando de sus mochilas, unas bolitas, unos bolos, y su inseparable bicicleta de equilibrios, uno de estos chicos recien termino su ingeniería ocupaba un puesto de trabajo en la Ford en México y veía que sus horas se las pasaba en el taller continuamente cuando su verdadera ilusión y sueño es llegar a ser un gran malabarista así que con su amigo se embarcaran en su primera aventura en busca de conocimientos y experiencia,

Josua lleva su inseparable sombrero de color negro, camisa de tirantes blanca, pendientes de arete y unas gafas de sol, Jorge unas bermudas azules, una camiseta y su pequeña trencita en la parte de atrás de su pelo junto con su tatuaje de malabares, esperamos la salida mientras vamos cargando las maletas en la lancha que nos trasladara hasta Capurgana, me situó en primera fila no puedo ver, nada los bultos me sobresalen por la cabeza, la lancha va a rebosar de equipajes y gente local y apenas puedo tener espacio para mi pierna, llegando a Capurgana un lindo pueblecito y con el sellado de pasaportes nos dirigimos a Sapzuro, un escenario tropical, ahí mismo nos instalamos en tiendas de campaña y conocemos al que sera nuestro capitán en esta linda aventura...

Dos enormes motores Scania levanta la lancha con la mirada del capitán situado en la parte de atrás, mientras el pico se levanta las olas golpean con rabia la embarcación, son horas de navegación, solo pequeños golpes me despiertan de mi sueño, estamos surcando el mar con una conducción suave y elegante, el equipaje va en la parte delantera de la bodega, chalecos salvavidas puestos y rostros un poco cansados, el tiempo amaina, el capitán me ordena baje el toldo por los laterales, la lancha esta especialmente ideada para este viaje, es rápida, segura y eficaz, apenas sientes como las olas golpean estrepitosamente la embarcación, el techo esta tapado con un toldo de color verde preparado a tal efecto, los laterales quedan cerrados herméticamente por un plástico y la navegación perfecta, no quiere forzar su pequeño tesoro y mantiene la mano derecha en la palanca de velocidad con tanto cariño como cariño tiene a su trabajo, le apasiona surcar los mares y enseñarnos sus tesoros.

Ya estamos en aguas panameñas, mi compañero de al lado un coreano que no entiendo nada me llama y me señala con el dedo, a partir de ahí entramos en un nuevo mundo, lejos de la civilización moderna con el sol como testigo, islas vírgenes de arena blanca, azul turquesa, verde esmeralda.

Es la comarca de Kuna Yala costa caribe panamá son 365 islas, una por cada día del año, el 80% están inhabitadas y vírgenes, solo unas 49 están habitadas por los indios Kuna, administran todas las islas como provincia autónoma,son un gobierno independiente, el gobierno panameño no puede intervenir, respetan su cultura, son los dueños y señores de estas tierras, con su propio sistema, lengua, cultura, costumbres y tradiciones, los jefes de las tribus se reúnen para tomar las decisiones y regir las normas en cada poblado kuna, ningún extranjero puede comprar sus tierras ni instalarse no hay valor en el mundo para ello, se mantiene intacto, son el archipiélago de los kuna puro y único en estos tiempos.

Así vamos cruzando este archipiélago entre isla e isla, algunas solo llegan a tener una o dos palmeras, vamos parando en determinadas islas un poquito de comida, un baño en sus arenas blancas, bucear en un barco hundido rodeado de corales y peces coloridos, hacer un fuego de noche en una isla virgen y deshabitada, colgar mi hamaca en el árbol bajo las estrellas, pasar la noche y sentirte por unos momentos Robinson Crusoe, son experiencias indescriptibles, así fueron estos días con la sensación de haber viajado en el tiempo.

Si acaso un kuna llega a su isla de visita, solo debes pagar un dólar o dos como tributo a disfrutar de sus tierras nada nada mas, también puedes convivir con ellos en sus casas en las islas a tal efecto y vivir en un autentico paraíso.

El 3 día después de haber recorrido ya los casi 160 km que separan este archipiélago llegamos al poblado Kuna, aparcamos en casa del Jefe de la tribu, bajamos de la embarcación lo primero que me sorprende es su dominio del ingles y como el jefe de la tribu nos recibe con estas palabras “ welcome to my island “ bienvenidos a mi isla, montones de niños se acercan, posan una enorme sonrisa, te saludan cada vez te cruzas con ellos, les encanta, hola, hola, asi todo el día el poblado esta compuesto de cabañas rusticas con techo de paja, camino por sus callejuelas siempre con el saludo de todos, un niño me acompaña, en la parte central del poblado tienen una cancha voleibol de asfalto y poseen otra de arena, allí todos se lo toman muy en serio, practican el voleibol y es sagrado para ellos, juegan como los ángeles, es increíble ver niños y niñas practicando desde la infancia con un nivel altísimo, intentamos jugar contra ellos pero es inútil, nacen jugando al voleibol,cosa extraña pero cierta, me acerco a una familia, los kuna son característicos por sus telas y tejidos únicos denominados (Mola), llevan todos los brazos, cuellos y piernas adornados con colores vivos, sus faldas largas de telas unas encimas de otras cosidas con una puntada especial, colores arco iris y diseños típicos, son todos muy pequeñitos, son una de las tribus mas pequeñas del planeta, llevan aretes de oro por las narices y colgados por el cuello una vida muy simple y con normas propias, sigo mi camino por el poblado, entre choza y choza encuentro una iglesia, un pastor me invita a pasar a la casa del señor, unos niños realizan trabajos de pintura, les encanta jugar y reírse, son muy comunicativos, los niños kuna son listos, incluso saben idiomas, tienen muy buena comunicación, hablo con el pastor y me invita a quedarme, esa era mi idea, convivir al menos una temporada con los Kuna para observar sus costumbres, en el camino tambien veo un colegio, los niños y niñas acuden diariamente es una comunidad perfectamente organizada, esta etnia indígena, esta sociabilizada, es común verlos por la ciudad con sus vestidos típicos o en algún supermercado de compras, algunos estudian e incluso trabajan en las ciudades, viven entre dos mundos opuestos, pero cuando regresan a sus islas sus normas y costumbres continúan, el tiempo no ha pasado en esa isla, el tiempo se ha detenido ahí, son muy estrictos con sus normas, aun llevan una vida totalmente tradicional y simple, viven de la pesca y el coco,a la hora de la comida el jefe tribu me invita a un suculento arroz de coco con su familia, la choza es grande todos viven y comparten espacio, duermen en hamacas, mujeres, niños e hijos, es un comedor enorme para todos, me invita a quedarme en su casa como huésped, me siento en un pequeño taburete juntos con algunas mujeres, a su mujer le gusta preguntarme sobre mi familia, si estoy casado, soltero, hermanos, mama, edad, mas no me pregunta nada material, para ellos eso no existe, veo que se preocupa mucho por los lazos familiares, las niñas enseguida dejan de ser niñas para los kunas, a la llegada de la menstruación es una mujer, y así muchas normas estrictas para ellos, me sorprende también a pesar de ser tan estrictos para unas cosas para otras no tanto, así venden sin reparos la cocaína que sacan ahí mismo de la planta o bien encuentran arrojada en el mar por los narcos que suben con las lanchas de Colombia, así el cacike la ofrece o la vende a 1 euro, dos dolares, nos instalamos en las carpas hay mismo en el patio del cafike, en una pregunto por el baño, no es mas que un pequeño pasillo de madera como un embarcadero, una pequeña casita de madera que te tapa hasta la cintura, pido papel a un compañero, me dirijo por el pasillo haciendo equilibrio, unos niños posan sentados y se parten de la risa al verme llegar con papel higiénico en mano, paso entre ellos, sin mas abro la puerta cerrada por una cuerdita clavada a una punta en la madera, observo una tapa de water blanca que hace de agujero, sin mas va directo al mar, que curioso poder hacer tus necesidades a la luz de las estrellas y rodeado de peces, intento buscar una cadena, pero no hay, un pequeño calderito de agua sirve para limpiarme, todo es natural, veo como todo se pierde por el agua, me levanto, la cabeza me sale por la parte de arriba mientras observo el paisaje,termino mis necesidades, regreso con mis compañeros, esta noche se pasa de fiesta para nosotros, y el día, lo mismo da, el cacike tiene una vitalidad enorme, no para quieto, cada poco me dirige a su choza lo que consumen es natural para ellos y no tiene mucha importancia, eso es un día de trabajo normal para el, organiza y administra la comunidad como si nada, me agrada la idea de convivir con su familia una temporada, me ofrece quedarme en su casa todo el tiempo que desee por 5 dolares al día para compartir comida, pero llego sin dinero y debo llegar a la ciudad, tal vez regrese, a la mañana siguiente levantamos las tiendas y nos vamos, se despide de todos y nos desea feliz viaje, sus puertas estarán siempre abiertas para todos, nuestro periplo por este curioso archipiélago termina, montamos en la lancha y nos dirigimos a carti, donde ya tomando tierra comenzara mi travesía por panamá.......

 

Este articulo carece de fotos, mi cámara se perdió en perú, disculpen no poder ofrecer imagines de este y sucesivos contenidos....

 

desde la comarca Kuna Yala

(liri-liri) paz interior