Spanish Chinese (Simplified) English French German Indonesian Portuguese Vietnamese

Visitas

Visitas del artículo
1882010

Moldavia

A Ibrahim lo conoci en Georgia donde convivimos por unos dias, habia pasado mas de un ano desde aquel encuentro  y puntualizamos para encontrarnos en un hostal de Moldavia, el seguia su vida de peregrinaje por Europa, se denominaba asi mismo un vagabundo, era un individuo que tenia un estilo de vida errante  en una sociedad sedentaria por el hecho de que continuamente estába viajando , vivia  una etapa como otras muchas con altos y bajos, aceptaba las cosas como eran y me daba cuenta que también era feliz, ibrahin y yo vivímos juntos la vida del vagabundaje, soliamos desayunar siempre en el cafe  Starbuks, mas caro que lo gastabamos comiendo, dos euros al bufet. Aqui soy un rico vagabundo comentaba Ibrahim, tengo que tener cuidao en la calle que no vengan a atracarme,  la policia tambien me puede estorsionar, aqui en Moldavia el salario minimo interprofesional no llega a los cien, doscientos euros mensuales, es la desvirtualizacion del ser humano, el ser humano su origen que es vivir para sobrevivir. 

La vida en el camino te hace tener encuentros con personas que no olvidaras el resto de tu vida,  momentos que la vida te da para vivirlos cuando suceden

Viajo a dedo todos los Estados de Estados Unidos y muchos Paises de Sudamerica, a  pesar de haber nacido en  Ejipcio el se sentia Americano, profesaba una cultura de protesta contra el  estilo de vida Materialista Americano, Ibrahim iba dejando amigos por todo el mundo, hacia hasta sesiones de fotografia y entrevistas, era un hombre admiradado que parecia una estrella de cine,  un hombre que verdaderamente representaba el espiritu de la libertad.

Ibrahin no solia salir a pasear con otros viajeros  pero en mi caso ha hecho una excepcion en el sentido de la palabra el entendia que yo era otro vagabundo, juntos viviamos la vida del vagabundaje, viviamos con lo minimo al dia, era  el paradigma de la abundancia, sin que cambien las circunstancias  cambian las formas de ver las cosas, dejar de ver las circunstancias como carencias .

Se nos hacia complicado entrar en aquel restaurante, nos detubo el portero de la puerta que nos echo la clasica  mirada de arriba a abajo, yo me encarge de sacar una sonrisa de chico bueno, a Ibrahim se le veia tranquilo, con sus manos dentro del  bolso de su peto, el portero con barriga, pantalon baquero, camisa blanca y pajarita nos dejo pasar, nos sentamos en la mesa,  parecia ser aquello un lujoso restaurante en Moldavia, fuimos a comer el Rodizio Brasileno, una mesa mas alla los comensales  parecian no tener nada que contarse, afinaban sus oidos hacia nuestra conversacion y parecia ser que no entendian nada de lo que yo hablaba en un pobre Ingles, Ibrahim se limpio la barba, doblo su servilleta, apoyo el tenedor y cuchillo en el plato y dio la orden al camarero que no le sirviera mas comida, no nos comimos a Dios por un pie, pedimos entonces un poco de pina caliente para terminar, pagamos la cuenta y despues nos fuimos.

Moldavia tambien se veia un pais economicamente lastimando con salarios muy bajos, Una humanidad azotada por una crisis global, era un Mundo que yo Habia sonado diferente, la imagen de una Europa fuerte y estable se desgarraba  como rodajas de Mango, sone que veia cuervos posados en un arbol muerto, una crisis se cernia sobre muchos paises de la Union Europea que tampoco se salvaban de la debacle poniendo en evidencia la fragilidad de un sitema politico civico  en la Europa Moderna  .