Spanish Chinese (Simplified) English French German Indonesian Portuguese Vietnamese

Visitas

Visitas del artículo
2018398

Serbia

Viajaba de noche en tren, sobre  las seis de la madrugada llegue a Serbia, cuando baje del tren  me encontre perdido en una estacion desolada a las afuera de la ciduad, me habia equivocado bajandome una parada antes de mi destino, los vagones del tren, las paredes de la estacion, estaban grafiteados, deteriorado, todo era gris, habia mucho frio y a la salida me encontre  una explanada escombrada con mucha gente indigente,pobre sin hogar que estaban reunidos de pie en corro calentandose  alrededor de una hoguera, fue una imagen triste a mi llegada a la Europa del Este,  debia encontrar mi nuevo itinerario y pregunte a una pareja de chicos que se habian bajado junto a mi en aquella estacion, segui sus indicaciones y cruze con ellos  al otro lado de la carretera, un bus se detubo, no tenia dinero local para pagar el transporte, solia sucederme en un nuevo pais hasta que llegaba al centro para poder acudir algun banco o casa de cambio,  subimos sin pagar por  la puerta de atras, estaba a rebosar de gente que se dirigia aquella manana al trabajo,  veinte minutos despues siguiendo las indicaciones de aquellos chicos  me detube en la misma calle que tenia como direccion de mi hostal,  habia salido perfecto, un error de calculo me dejo en la puerta misma de mi casa,   era cierto el dicho de que no hay mal que por bien no venga.

Me recibieron muy bien en aquel nuevo Pais, era 31 diciembre en Belgrado, todos celebraban el ano nuevo, brindamos con champan y Bebian Cervezas Gigantes compradas en el supermercado  de dos litros y medio cada embase, el  tiempo habia enfriado mucho, amanecio todo nevado, el termometro marcaba -2 grados bajo cero, habia caido una gran pelona de noche y amanecio la ciudad toda cubierta de nieve, las maquinas quitanieves trabajaban dia y noche, tube que hacerme con ropa de invierno e indagando por los subterraneos de la ciudad encontre  una tienda china donde vendian el mismo anorak con el que habia viajado por el Tibet, fue una coincidencia y aunque no estaba confeccionado con plumas naturales lo compre sin pensarmelo dos veces, si con aquella prenda habia superado con buena nota  el invierno del Tibet  afrontaria con garantias el duro invierno que se me presenstaba.

Mi periplo por Europa discurriria durante la estacion invernal, opte por aquellas fechas aunque era el peor tiempo para viajar porque era la temporada mas economica, por otra parte rondaba hace mucho tiempo en mi cabeza la idea de viajar Escandinavia en invierno ( paises nordicos), la busqueda de la Aurora Boreal, el reto de alcanzar el circulo polar artico donde existe el sol de medianoche y la noche polar .

 

hungria

Budapest era mi siguiente escala a orillas del rio Danubio, tenia unas excelentes vistas desde lo alto de la colina en El castillo  de Buda  también conocido como Palacio Real,  antiguamente residencia de los reyes de Hungría,  se podia ver una bonita estampa de el Puente de las Cadenas y el Parlamento sobre todo al caer la noche cuando estaban  iluminados, Aunque Budapest tenia fama por sus banos termales decidi salir una noche para conocer los Ruinpub (Bar Ruina),eran edificios semiabandonados  que utilizaban su ambiente propio como diseno interior, me llamaron la atencion al primer instante aquellos bares ruinosos con sus decoraciones extravagantes, por las parades colgaban cualquier objeto o cosa que pudieras  imaginar, sus pinturas y murales eran puro arte comtemporaneo, aquella noche  de fiesta alguien me robo la muleta, la habia dejado apoyada en el mismo lugar donde estaba sentado cuando fui al bano,  regrese a casa, al dia siguiente inicie la busqueda por la ciudad  para  encontrar una tienda donde comprar mi nuevo baston, me resultaba complicado que alguien me entendiera, pregunte informacion a varios taxistas y resultaba inutil,  estaba que  trinaba con todo el mundo aquel dia, cuanto mas me esforzaba peor me salian las cosas, fue una situacion  similar a la vivida en otros continentes, entre a preguntar en una farmacia, era raro pero no vendian bastones, me dispuse a caminar por todo el Bulevar y en uno de mis intentos una senora en una tienda me dio la direccion de un gran centro comercial, coji el tranvia atravesando gran parte de la ciudad  hasta la ultima parada y al final encontre aquel lugar donde vendian bastones, era el quinto utilizado en mi vuelta al mundo y esperaba que el ultimo, siempre libraba una pequena batalla para  encontrar mi baston, era todo una aventura, habia salvado aquel ligero contratiempo.

republica checa

En la nochebuena y Navidad del 2015 visite Praga, la capital de la Republica Checa, Numerosos puentes cruzaban la aguas del rio Moldava,  Atravese el  iconico Puente de Carlos IV que unia las dos orillas por  la puerta que daba al barrio de Malá Strana  donde vivia, Praga en Navidad parecia una ciudad de cuento de Hadas  llena de magia a lo Harry Potter, el reloj astromomico  medieval ( siglo XV) en la fachada sur de la torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja atraia todas las miradas, todo estaba  lleno de gente bebiendo cerveza nacional y era dificil no  detenerse en los puestos  de chocolates y dulces,  por todos lados vendian el ( Trdelník), un pastel tradicional de la cocina eslovaca, se trata de una masa de harina enrollada en un pincho de madera y que asa al fuego de unas brasas la masa mientras gira sobre si mismo

Eslovaquia

Desde Viena tome un tren ida-vuelta en el mismo dia hasta Bratislaba( Eslovaquia)  una ciudad capital situada a orillas del Danubio cerca de la frontera con Austria  y Hungria a unos 60 km de Viena, me gustaba este tipo de ciudades pequenas con bellos cascos historicos donde yo podia manejarme bien caminando con tranvias antiquisimos que circulaban por el centro de la ciudad,  en el cerro de la ciudad se alzaba el castillo de Bratislava,  Muy llamativas eran  la cantidad de divertidas estatuas que aparecian por cualquiera lugar, ( bancos, alcantarillas, esquinas),

Bello Ignaz un mendigo que siempre vestia un traje impecable y que saludaba a las damas levantando su sombrero de copa, un soldado frances vestido del ejercito de Napoleon apoyado en un banco,  un paparazzi en la esquina sacando la exclusiva, Cumil un trabajador  que asomaba su cabeza por una alcantarilla y estaba mirando a la gente que pasaba.   

Austria

Viena resaltaba a la vista como una de las ciudades mas  elegantes, con sus museos  y palacios imperiales,  aquellos carruajes hito de la alta sociedad de Viena todavia se podian contratar  en diversos puntos de la ciudad, un cochero con su uniforme y sombrero siguiendo la antigua premisa de la discrepcion  podia pasearte con sus caballos haciendo  un breve recorrido por la ciudad monumental.

Todo era impecable, hasta dejaban abiertas las barreras del metro, yo me saltaba burlescamente aquellas normas para ahorrarme unos eurillos y comer mis salchichas Vienesas, andaba vigilando  por ambos lados del tren por si llegaba algun revisor que me pusiera una multa, era un Lazarillo de Tormes paseando por Viena, asi conoci aquella ciudad   

Era comun y carazteristico en aquella ciudad encontrarme en mis paseos conciertos gratuitos, me paraba a escuchar fascinado la musica clasica de aquellas orquestas sinfonicas y quedaba satisfecho para el resto del dia.

Consegui una entrada por cuatro euros a la Opera de Viena para ver Cinderella,( Cenicienta), por aquel precio se vendian  al publico   entradas para la platea  de pie,  me hize con una de aquellas entradas antes de que fueran vendidas, fue una  bonita experiencia acudir a la Opera de Viena, aquel teatro estaba concurridos por damas y caballeros que parecian haber nacido con la elegancia  de cuna, vistosos trajes de fiesta largo de falda con vuelo    escote y joyas haciendo juego desfilaban por los palcos y los pasillos.

Detrás del mismo teatro se encontraban las calles  más comerciales de Viena, brillaban sobre las vía suntuosas lamparas con guirnaldas de bombillas, abetos luminosos y decoraciones  navidenas de todas formas y colores, Viena tambien esperaba la navidad con los brazos abiertos, De lo que mas presumia Viena era de la historia y esencia de sus cafes senoriales, lugares refinados de tertulia y encuentro ,  que vivieron su momento de máximo esplendor a finales del siglo xix, aun perduraban en el tiempo como autenticas reliquias formando elegantemente un todo con la ciudad, servian deliciosos pasteles, tartas y gran variedad de cafes, como era un aficionado a visitar escenarios de peliculas visite el Café Mozart, me detube en la (Plaza Albertina, 2), mire a traves de sus  cristaleras y entre,   fundado en 1794 y totalmente renovado en los años 80 del siglo pasado. Cuentan que era muy frecuentado por Graham Green, quien escribió alli  su novela ( El Tercer Hombre)  de Orson Welles, ambientada en la Viena de la posguerra.

Me hubiera gustado visitar las mismas alcantarillas por las que Orson Welles ( Harry Line) huía en la película de Carol Reed .