Spanish Chinese (Simplified) English French German Indonesian Portuguese Vietnamese

Visitas

Visitas del artículo
2095592

benin

Regrese a Sudáfrica  la carretera a seguir me conducía a  Johannesburgo tenia fama Johannesburgo de ser una ciudad muy  peligrosa y era muy temprano cuando llegue, di una vuelta por el centro y regrese a la estación central cuando abrieron los comercios busque mi alojamiento en internet un hombre llamo por teléfono para ayudarme con mi reserva y  me aconsejo tener mucho cuidado,  mi albergue  estaba  un poco alejado del centro  tome un taxi y me acerque, allí comencé nuevamente  mis preparativos de viaje  mi objetivo era conseguir alguna visa para  central África ( especialmente las del Congo ), muchos viajeros me hablaban de la dificultad de conseguir estas visas la mayoría de las embajadas no estaban en Johannesburgo sino en Petroria fui hasta la estación de tren mas cercana y me traslade a Petroria  la zona de las embajadas estaba en Hatfield Gautrain Station cien metros por la salida derecha  de la estación  en una calle muerta  localice mi nuevo hogar .

Era un barrio acomodado con  zonas privadas de lujosas casas residenciales, fui primero a la  embajada  del Congo  RDC  me resultaba muy difícil conseguir las visa porque me  pedían carta de invitación certificada, tal vez las cosas cambiarían había que tener paciencia, al día siguiente me presente en la embajada del Congo pero era el mismo proceso  obligatoria la  carta de invitación, una propuesta me hizo la empleada de la embajada  sobre la mesa  no me podía dar la visa al Congo pero me podía ayudar a conseguir la visa  RDC (republica democrática del Congo ) Congo Kinshasa  una vez allí sin problema podría  cruzar en ferri al  Congo Brazzaville .

Muchas gracias –dije a la chica

Te costara trescientos dólares – respondió ella

Trescientos dólares, como dices ¡eh escuchado bien ¡eso es ayudarme –dije yo

Es lo que te cuesta, puedo llamar por telefono ahora- respondió ella

Eso es corrupción  me estas pidiendo trescientos  dólares por tu ayuda , olvídalo amiga – respondí de nuevo .

Esto es África contesto la empleada de la embajada del Congo – repitió la chica

Mis planes se estaban desvaneciendo yo continúe visitando embajadas, Gabon,Guinea Ecuatorial, Camerún, Nigeria, Republica Centroafricana, todas me denegaban la visa , algunas me mandaban solicitar la visa por internet y  otras  me mareaban con los horarios regresaba una y otra vez aquello era una desesperación, todas me pedían la maldita carta de invitación, anduve arriba y abajo durante dos semanas y ya no tenia mas fe,  me agote en el intento de conseguir las visas,  un día llego un chico de Gabón al hostal  que hizo una llamada a su hermana en Gabón para ayudarme con la carta, no fue posible  pero se ofreció el mismo a hacerlo en persona  porque estaba volando a su país en tres días, treinta dólares era el precio de la carta que se los di por adelantado, esperaba todos los días  esa carta de invitación desde Gabón  era mi ultima esperanza, le mandaba mensajes por Facebook y E mail y el hombre si contestaba mis mensajes pero  siempre me  decía lo mismo que  estaba  en proceso  di por perdida la invitación cuando llevaba casi unos diez  días de espera,  tal fue el tiempo que dedique para todo esto que ya me caducaba la visa de tres meses en Sudáfrica tenia que buscar una solución  rápida y con suerte conseguí  la visa para Benín ( oeste de África), Si o Si tenia que saltarme  central  África  estaba triste porque nunca había pegado en mi viaje  un salto tan cuantitativo pero el tiempo se me echaba encima y la soga al cuello, no estaba en mi hoja de ruta  abandonar África central  pero no tuve otra opción  ya estaba volando hacia Benín, aquellas  visas me llevaron por la calle la amargura,  mi brújula había pegado un giro hacia el Oeste de África aquello era lo que predestinaba el camino   un vuelo barato con parada técnica en Lusaka (Zambia) y dos escalas mas una en Kigali ( Ruanda ) y otra en Lagos( Nigeria) para llegar a Cotonou( Benín) fueron dos días deambulando por los aeropuertos de un lado a otro de África para conseguir mi vuelo mas  barato .

En Lagos ( Nigeria )  mi vuelo no salía hasta el siguiente día y me custodiaron en una caseta con la policía fue la noche tranquila durmiendo en un sofá, los guardias  durmieron tumbados al lado mío con unas esterillas por el suelo, a primera hora yo me levante  pedí una botella de agua  salí de la oficina y uno de los oficiales me acompaño a embarcar .

 Le soborne para que me consiguiera la visa de Nigeria ya me hubiera quedado allí mismo era una de las visas complicadas que me habían denegado, le ofrecí hasta cincuenta dólares por la visa, yo buscaba mis intereses, tienes que solicitarla en la embajada de Nigeria –dijo el policía, ahí esta tu puerta de embarque, buen viaje .

Fue mi llegada a Benín pasada por agua mi hostal no estaba lejos de la zona de Hai Vive  cerca de las embajadas, el área de los ricos blancos, todos los caminos de llegada a mi hostal están inundados y el agua me subía por los tobillos cada día que entraba y salía del albergue .

Estaba  en Cotonou la capital del país y conseguí por sorpresa muy fácil la visa de Burkina Fasso y  Níger  a tal efecto por mi cabezonería tal vez podía  acercarme hasta Níger, cruzar al Chad  pasar a Camerún  visitar algún país mas de central África y subir por Nigeria, un rodeo en circulo para alcanzar central África  todas esas vías que me habían denegado en Sudáfrica ahora estando en los países vecinos seria mas fácil  tal vez conseguiría alcanzar central África con la visa de Burkina Fasso y Níger en la mano avance hacia esa dirección .

Estaba yo relajado en mi habitación  secando los calcetines y mi ropa interior cuando abrí mi e mail en el ordenador recibí la carta de invitación de Ghana   fue una gran satisfacción recibirla  simplemente por el echo de creer en las personas  un mes mas tarde había llegado aquella carta   ahora ya estaba en otro país  pero seguía todavía  en el aire alcanzar central África, mas valía tarde que nunca .

Viajar África es alejarse  del confort y  de la modernidad  la escasez es un denominador común   podía ver gente mendigando por las calles del centro y  sobre la vía del tren, apalabre una moto taxi y con una mojadura de tres cuartos entre barrizales y lluvia llegue a Ganvie un poblado de palafitos de madera en el agua  dentro del lago Nokoue, tuve que doblegarme a pagar una lancha a motor para mi solo,  el pueblo se origino en el siglo xvi,xvii  por la gente Tofinu  establecidos en el lago  debido a que la religión Dahomey prohibía a los guerreros entrar en el agua la laguna era entonces un territorio seguro para las tribus y  hay se asentaron, decenas de canoas me cruzaba por el lago que iban y venían al mercado  cargadas de productos  remaban  a mano las mujeres y  llevaban  el pescado para vender en tierra, no les gustaba mucho que retratase en  fotos su vida en el agua y  guarde la cámara entonces, Vivian en un laberinto de hojas algas y empalizadas  sin embargo no era capaz de asemejar aquel  pueblo a la Venecia Africana como así la  llamaban  aquellos palacitos de madera parecían  hundirse en  el agua, la humedad en las paredes de tablas finas de madera  en una de las casas utilizada como Hotel y tienda  era tal que solo de pasear por sus  pasillos  te dolían los huesos, se había detenido el guía  para venderme  algo  de su artesanía, había tallas de madera fastuosas pero  no pude yo satisfacer al vendedor compre una coca cola y regrese  a tierra los colores  nunca se iban  permanecían en los  vestidos de las mujeres Africanas  en sus cabezas en forma de pañuelos  en los palafitos  por todas partes del Lago hay vallas con redes que hacen de piscifactorías para los peces, es el sustento  de los habitantes de Ganvie  la Venecia Africana .

Me traslade de vuelta a Cotonou y partí el día siguiente hacia Quidah  era la vía  una representación del África  la mitad de la carretera estaba en obras y la otra mitad se desviaba  entre poblados con lodazales embarrados, un barrizal intransitable con las lluvias y una lotería atravesar aquellos caminos de tierra era  una prueba de pilotaje sobre el fango  se quedaban algunos coches varados en el mitad del camino  coches y también camiones que  podían verse averiados y abandonados por  las cunetas  sometidos al infierno de aquella carretera  el que conseguía pasar pasaba y los que no  allí se quedaban atrapados  dejaban allí mismo su coche hasta que pudieran  algún día regresar a por el,  las ruedas se las quitaban   para que nadie las robara  al menos aquella era mi teoría porque allí estaban abandonados sin las ruedas  otros vehículos  ya no tenían ni el motor  quedaba  allí solo la carrocería del coche, era muy experto nuestro piloto que hacia  el trayecto de ida y vuelta todos los días  aquel hombre acariciaba  suavemente la palanca de cambio y no pisaba fuerte el acelerador conducía  ladeando  el coche  sobre el lodo y parecía no tener fuerza o posibilidad alguna de salir, se hundía  el coche  con el consiguiente peso de  siete pasajeros entonces  besaba su amuleto aquel hombre y  cuando ninguno lo esperábamos  como el ave fénix resurgíamos de las cenizas lodanosas, el creía que pasaba porque estaba protegido por su amuleto .

Quidah es conocida por ser el centro neurálgico del trafico de esclavos en África y la capital del vudú, el poder  de los talismanes y amuletos que cuelgan de sus cuellos protegidos por algún hechicero, cualquier acontecimiento de su vida deriva en una magia negra y los amuletos les protegen de todo  la mayoría de la población es Animista todos los seres y objetos tienen espíritu y en cualquier esquina de Quidah me ofrecían estatuas de vudú, figurillas de madera , mascaras y muñecos que me protegerían de los espíritus .

Las puertas de las casas estaban talladas con símbolos y fetiches, todo giraba en el pueblo en torno al vudú, era fácil encontrar una persona que no tardaría  en buscarme de alguna manera u otra un hechicero vudú, previo pago podía encontrar alguna casa llena de fetiches  amuletos y todo lo que rodeaba  a aquella cultura del vudú, decidí perderme caminando por el pueblo y  en la calle central me encontré con el templo de las pitones  la divinidad pitón  venerada y sagrada en aquel templo prosperidad  para sus tierras, en la entrada de  aquel  pobre templo estaba sentado un hombre en una vieja silla  posaba sentado esperando  la llegada de algún fiel o turista yo no entre porque no quería ver colgada  sobre mi cuello alguna de aquellas  serpientes, justo enfrente del templo esta la basílica de la inmaculada que es  el monumento mas grandioso de Quidah, alrededor de aquella plaza sentí un vacío  habiendo vivido anteriormente un mes en Cape Town poco podía aquel triste templo con cuatro paredes y unas serpientes  animarme aquel  día   lo que palpitaba en aquel nuevo país Africano era una  triste realidad  una honda bocanada de pobreza y tristeza me invadió  era como una sombra que caminaba alargando mi agonía  por un instante sentía  que todas esas  miradas  penetrantes estaban puestas en mi  que yo era allí lo único que ocupaba el tiempo de aquellas gentes y que yo era el espejo de sus vidas, caminaba por  aquellas calles lúgubres  sobre la puerta de sus casas de barro haciéndoseme   difícil la adaptación a aquella  cruda realidad del África.

Hablar  historia comienzo esclavitud

Me dirigí hacia la playa a una distancia de  cuatro kilómetros en moto era como un travelling de divinidades esculpidas donde veíamos pasar muchas figuras de animales y hombres  algunas rotas sin cabezas ni brazos al final de aquel trayecto de figuras esculpidas estaba la puerta del infierno  el camino que hacían los esclavos  encadenados hasta la playa, Quidah era el centro neurálgico del trafico de esclavos en África, allí al final estaba la puerta de no retorno  el monumento en memoria de aquellos que un día dejaron su tierra involuntariamente y encadenados para ser esclavizados, embarcados al continente Americano, mercancía vendida a los Europeos para el nuevo mundo  aquel umbral marcaba el inicio de una nueva vida o la muerte  muchos ni siquiera consiguieron  llegar al nuevo mundo y eran arrojados al mar me detuve allí  debajo del arco de la puerta sin retorno si daba un paso mas  me ahogaba en aquella costa, busquemos un hotel donde dormir le dije al motorista que  empujo con fuerza su  cuerpo  hacia adelante para salir  del  barro, el agua y el barro hacían las pistas impracticables.

De Quidah viaje Abomey capital del antiguo reino Dahomey, visite  los palacios reales de Abomey que fueron construidos por el pueblo Fon a mitad siglo xvii finales xviii, doce reyes consecutivos sucedieron el trono construyendo sus palacios dentro de un recinto amurallado de arcilla, los palacios reales de Abomey  esculpidos bajorrelieves relataban y adornaban sus paredes  recintos de tierra testimonio de aquel reino hoy desaparecido, el reino de Dahomey que se distinguió por su ejercito de mujeres soldado ( Amazonas de Dahomey ) las famosas Amazonas que fueron  un cuerpo de feroces guerreras al servicio del monarca .

Acaso documentar reino Dahomey , guerreras Amazonas

Viajar por África no era moco de pavo  en Benín el transporte se hacia en coches destartalados compartidos  yo ya me había acostumbrado a viajar adelante pegado al freno de mano  siempre viajábamos dos  personas en el asiento delantero del coche pero no había  nada  en el África que no se pudiera  superar si a transporte de mercancías o personas se refería  mi camino continuaba hacia el norte y en uno de mis trayectos hacia Djougou compartíamos asiento delanteros cuatro personas, el conductor conducía arrinconado en su esquina y  dejaba libre la mitad de su asiento para otra persona, aquel hombre que conducía de lado  hacia malabares para llegar a  los pedales y el cambio, atrás íbamos  otras seis personas  cuatro adultos y dos niños en el cuello, a los niños los metían por la ventana, en total diez personas en aquel  coche viajando durante cuatro o cinco horas, cambiamos de coche al llegar a Djpugou  un modelo ranchera y  viajaba yo  tirado atrás  en el maletero desde Afganistán no me había vuelto a tocar, iba mas cómodo y sonaba la música de Bob Marley que me transportaba a Jamaica,  sentía  de nuevo el mundo rodar .

Natitingou era el ultimo pueblo de la frontera yo había viajado el país de Sur a Norte  para llegar a la frontera de Togo tenia que cruzar la región Somba, los grupos étnicos Somba viven casi aislados en las aldeas cercanas de la cadena montañosa de Atakora, grupos étnicos que se rigen a través de vínculos de familia linaje y clan, esos cincuenta kilómetros hasta Boukombe los atravesé en taxi, moto , las llanuras se extienden a los pies de los montes de Atakora, en Kounacogou las casas están dispersas a lo largo de varios kilómetros, la moto no tenia apenas fuerza en las  subidas  viajaba yo atrás en una moto de cincuenta centímetros cúbicos por  un terreno  escabroso, el sol ardiente hacia presencia y removía  el viento la tierra, se difuminaba  el firmamento sobre las cosechas en la llanura,  solo teníamos refugio sobre la sombra de los baobabs entre sus  tallos y ramas corpulentos y vivas, sujetaba la mochila sobre mi cuerpo abrazándome pegado a ella y miraba  al horizonte donde activos hombres caminaban largas distancias, eran  tierras que me  hipnotizaban  hacia mas de cinco anos que yo había partido con tiempo en un futuro pare pensar porque estaba allí sudando en aquella motocicleta,  me agarraba con fuerza sujetando también mi muleta, era un trayecto que me animaba a seguir, en estas regiones remotas del África la esencia de lo inalterable perdura  aparecieron ante mis ojos las  famosas  Tatas o casas castillos de adobe y estiércol, aparcamos la moto atravesamos un campo y nos acercamos caminando hacia una de estas casas  donde vivía  una familia,  llevaban las mujeres cuencos con mijo y preparaban aliños machacando en un tronco de árbol con un mortero son casas concebidas como defensa de enemigos y como defensa de merodeadores animales  fortificadas en forma de cilindro  con altas torretas redondas unidas por muros parecido a  un castillo  con paredes de cuatro cinco metros de altura entre los dos pisos junto a la puerta a la entrada de la casa  un santuario reconoce el origen del linaje  esta llena de simbolismos como postes  de madera con cráneos de animales cazados  altares  y montículos de barro en memoria de sus muertos  la puerta de entrada es pequeña y  en la parte inferior almacenan y  guardan  el ganado  en el  lado derecho de la casa hay una parte con altares para sus ancestros y otra reservada solo para los hombres   también hay un hueco para la cocina a la parte superior accedí  por una escalera de madera  arriba en las torretas  estaban las habitaciones y graneros  en la estación seca duermen en la azotea  las habitaciones son conicas,cilindricas  y los graneros se dividen en compartimentos que contienen los granos y productos esenciales mijo  , fonio ,arroz  ,  alubias y cacahuetes.

Circulando en moto por aquellas  tierras no podía resistirme a continuar mi viaje por África  son esos momentos  que uno entiende por que viaja las respuestas no llegan en palabras  se guardan en forma de escenarios  de momentos y sensaciones,  Había  bajadas y subidas  en los primeros diez kilómetros ya parecía que la moto se iba a partir en mil pedazo  habíamos recorrido cuarenta kilómetros  mas  cuando llegamos  al ultimo limite de la frontera  no había nada  salvo  tres policías sentados en una silla que no sabían  si necesitaba visa o no para entrar en Togo, el próximo pueblo se llamaba Kande repuse fuerzas para seguir mi camino  atravesando Tamberna Valley el país Somba ya en el lado de Togo .