Spanish Chinese (Simplified) English French German Indonesian Portuguese Vietnamese

Visitas

Visitas del artículo
2040494

Tunez

Al llegar a Tunez   me llevaron fuera del control rutinario de pasaportes para una investigacion, no entendia que sucedia igualmente estaba tranquilo y pense que tan solo seria cuestion burocratica,  al final me dejaron entrar en el pais, cuando pregunte por la salida de la terminal de Ferrys el guardia de seguridad me dijo que no podia salir, tenia que dormir dentro de la estacion,  consegui salir de aquella terminal de  ferrys en busca de un transporte al casco antiguo de la ciudad, habia mucho barullo afuera de la estacion pero cuando preguntaba por un taxi se negaban a llevarme, el idioma me dificultaba mucho la comunicacion, segui insistiendo con enfasis arriba y abajo de la terminal a cualquier persona que veia dispuesta a cojer su vehiculo para ayudarme,  convenci a un chico que se animo a llevarme en su coche por diez euros al cambio, de camino  tubimos nuestro primer control, no se como se las arreglo aquel chico para que le dieran el paso, ni que fue lo que les dijo, el caso es que conseguimos pasar, yo permanecia algo asustado, no era normal lo que estaba sucediendo, la situacion era bastante tensa, no habia nadie circulando por aquella carretera y  la ciudad parecia estar en un estado de alerta, cada poco nos encontrabamos con controles antidisturbios y militares armados que nos cerraban el paso, era de noche y  al rato nos paro otro control, nos mandaron aparcar el coche hacia el anden y salir con las manos al alto, los militares revisaban mi pasaporte,  el chico se las arreglo otra vez y nos volvieron a dejar pasar, el presidente tunecino Beji Caid Essebsi habia decretado el estado de emergencia en el país por treinta dias y toque de queda en la capital y sus suburbios a partir de las 21.H 00 hasta la madrugada  a las 05h00 tras el atentado contra un autobús de la seguridad presidencial que habia dejado  doce muertos,  en mayor medida dramaticos atentados habian sido perpetrados meses atras en el museo del Bardo y  un hotel en la costa en Port El Kantaui, en aquel momento Tunez vivia una lucha contra el terrorismo, la ciudad estaba en estado de excepcion y nosotros intentabamos  llegar al centro de la Medina en busca de mi alojamiento, a la entrada de la medina habia varias patrullas de cuerpos especiales protegiendo todo el perimetro, hasta alli llegamos con el taxi,  bajamos  del coche y  preguntamos por mi direccion, me ofrecieron  ayuda, el chico taxista se fue, abrieron las espigas de una de las entradas que protegian el perimentro y me escoltaron los soldados por las callejuelas vacias  de la medina   hasta la direccion que tenia de mi hostal, pique al timbre, un hombre salio a abrir la puerta, eran las doce de la noche, habia conseguido llegar a mi hostal con la ciudad en toque de queda saltando todos los controles, descanse y al dia siguiente amanecio un nuevo dia en Tunez, todas las calles habian cobrado vida .

Habia planificado quince dias de estancia en Tunez, programe primero  una visita  a las Ruinas de Cartago,  Sidi Bou Said y  Hamammet .

Las Ruinas de Cartago que fue una importante ciudad de la Antigüedad, fundada por los fenicios procedentes de Tiro en un enclave costero del norte de África, a 17 km de la actual ciudad de Túnez, Cartago fue durante mucho tiempo una ciudad más próspera y rica que Roma, La República cartaginesa se enfrentó a la República romana; en las guerras púnicas, por la hegemonía en el Mediterráneo occidental, siendo derrotada totalmente en el 146 a. C., lo que supuso la desaparición del Estado cartaginés y la destrucción de la ciudad de Cartago .

Sidi Bou Said, un encantador pueblecito costero con impecables fachadas blancas de puertas, ventanas  y rejas azules situado en una colina,  sobre la ladera  bajando por  unas escalinatas disfrute aquella manana en una de las terrazas  un delicioso  te  con las hermosas vistas mirando al mar Mediterraneo .

Hamamet Yasmine era un enclavle turistico ciudad balneario de extensas playas y jardines con aroma a Jazmin,  mas al norte (entre Hamamet y Nabeul un tesoro vivo,) el barrio antiguo con sus bazares, el fuerte de la medina y sus murallas .

De regreso a la capital me dedique a hacer lo que mas me gustaba, descansar y relajarme sin mas oficio que perderme en el entramado laberintico de los mercados tradicionales, Aquellos dias que la ciudad estaba en Expepcion la vida fluia normalmente,  caminaba  por los Bazares y Zocos donde transcurria la vida social de la ciudad antigua, era un encuentro abierto y comunicativo  carazteristico de los paises arabes, aquellos  olores que  invadian el aire con el aroma de las especies,  me sentaba  con los estudiantes bajo las cupulas  a beber un te con pinones y siempre todos los dias por las mananas en el mismo lugar  disfrutaba mi comida favorita en la hora del desayuno, (Lablabi), cojia mi tazon de barro y desmigaba el pan, sobre el servian los garbanzos con aceite de oliva y limon, escalfaban un huevo  en la sopa con comino, tropiezos de atun, alcaparras, aceitunas y trocitos de carne, era un buen tentempie para comenzar el dia, siempre estaba lleno de gente aquel local  y si llegaba mas tarde del mediodia se acababa  el plato de Lablabi , la gente se comportaba amigable y no habia ningun conflicto islamista en el centro de la ciudad , aquellos recientes ataques yihaidistas habian sido perpetrados por un grupo de fanaticos terroristas, era triste juzgar a justos por pecadores.

Marruecos

 No conseguía yo  transporte alguno para salir de Mauritania  contacto el chico del albergue con un transporte que hacia la ruta  paso a recogerme y desde Nuakchot atravesamos  la frontera de marruecos hasta el Ayuun .

Era un largo viaje atravesando el Sahara occidental viajábamos siete en la furgoneta llegamos  a la frontera de Mauritania tres kilómetros  de tierra de nadie nos  separaban hasta la frontera de Marruecos, esta pequeña franja no pertenece a  ningún país,  no hay ley alguna   es una tierra abandonada y  desamparada  un cementerio de coches desguazados abandonados y quemados  un camino de arena , piedras y desechos  con diferentes variantes .

Debemos seguir las huellas, caminos  marcadas por las ruedas de otros coches mas hacia afuera puede haber aun minas antipersonas .

Minas has dicho

No te preocupes eso fue en la guerra ahora no pasa nada, yo conozco este camino, es solo un mito .

Yo esquivo todas las minas .

legado de la guerra atravesando este trecho de tierra de nadie llegamos al puesto fronterizo de marruecos yo  muchas veces  viajo durmiendo ajeno a las cosas en ciertas  ocasiones tengo ventaja es el piloto quien soluciona todos los controles una vez pasada la frontera de Marruecos el paisaje permanecía invariable siempre desierto un desierto interminable de dunas mas blancas paramos a dormir en una jaima al borde de la misma carretera  tirados con unas esterillas en la arena al día siguiente arrancamos temprano llegue al Ayuun  la capital   del Sahara occidental en marruecos  había cafeterías y restaurantes los hombres solían frecuentarlos  compartí un par de días con un aventurero motero de palma de Mallorca cenamos juntos un plato típico marroquí ( Tajín ) fue la primera vez que lo había probado  muy cerca  de mi hotel había una compañía de transporte compre un billete y viaje hacia Essauira seguía yo con mi turbante en la cabeza no dejaría que el sol me castigara de nuevo lo había sufrido y  estaba temeroso de recaer sonreía de nuevo y me sentía tan cerca de España tan cerca de casa, nada mas atravesar Bad Marrakect una de las tres puertas de la medina de la ciudad antigua de Essauria cantidad de sabores olores y nuevas emociones se me atravesaron al paso allá se alternaban las adoquinadas calles y callejuelas repletas de cafés, talleres, galerías, restaurantes y tiendas.

 Un bastión muralla Skala de la Kasbad  defiende esta ciudad en el siglo xviii una fortaleza amurallada con una batería de cañones de hierro españoles mirando al mar como defensa, por  la amabilidad de la gente y la comida tenia otro motivo para descansar después de mi segunda etapa Africana, no tenia entonces muchas ganas de viajar por Marruecos  me olvide de las mezquitas de las montanas de los desiertos  y de los vientos alisios que azotaban en mi paseo por la extensa playa de Essauira  me dedique solo a comer, a dormir y a pasear por el puerto  no puedo olvidar mis sardinas a la plancha mis garbanzos, fabas  y lentejas de la mama,  mis aceitunas en mis días por Essauria un pueblo pesquero que me atrapo a mi llegada a marruecos .

De Essauira fui directo a  Marrakets tomaba vida esta ciudad  de cuentos  de mundos mágicos y aventuras,  la vida de  Marrakets pasa por  la plaza Jemaa El –Fena  dominada no muy lejos por el Alminar desde donde el Almuédano convoca a los fieles musulmanes para la llamada de la oración, todo gira en torno a esta plaza  encantadores de serpientes, danzantes, echadores de cartas del tarot, futurólogos, malabaristas, acróbatas, vendedores de zumos de naranja, cuentacuentos, todo es una algarabía al caer la noche y multitud de sabores, voces, olores y sonidos se mezclan en la plaza Jenma El Fena y al caer la noche la plaza se llenaba de vida me sentaba a escuchar historias de cuentos de mundos mágicos,  una reunión de publico se focalizaba alrededor de una o varias personas , eran los Al-halqa los cuentacuentos maestros del arte de la narración un legado de sabiduría y cultura,  la gente escuchaba  abstraídos como si nada mas sucediese alrededor de la plaza  sin entender yo  el idioma   me acercaba a escuchar  sus historias era una escenificación con gestos casi olvidada unos cuentos   necesarios para nuestros tiempos  en la plaza Jemaa El-Fna .

Y sabia yo que estaba mas cerca que nunca de mi antigua casa mirando el mapa a unas horas de viaje de España  era  mi espíritu aventurero el que hablaba por mi y los  pensamientos se sucedían en mi cabeza, viajar es como el amor solo puedes parar cuando te cansas de hacerlo, estaba ya tan cerca de mi sueno que tenia que ir a por el,  quería  conocer el continente Europeo mi ultimo continente de mi vuelta al mundo, que fácil parecía todo en aquel momento  después de mi partida  descanse  en Marrakets por un tiempo  antes de partir hacia Europa,  me sentaba en el hostal como Fores Gan en un banco a contar historias y  escuchaba la canción de Ha bibí Ha bibí  que siempre estaba sonando en aquel hostal, turistas de todo el mundo llegaban a Marrakets yo estaba feliz y no podía contener esa sensación era como  un niño al encuentro de los cuentos de Marrakets  deseoso de acompañar a la gente en sus paseos  igual que  mi primer viaje  estaba radiante despierto y lucido  receptivo a las voces de los mercaderes árabes sabedores de idiomas y encantos, el Almuédano me llamaba  era mi hora del Te esa desconocida bebida antes de mi partida ..

Mauritania

Sant Louis ( senegal) estaba cerca de la frontera con Mauritania terminando la fiesta del Tabaski me dirigí hacia el puesto fronterizo de rosso tan solo 100 km, atravesé el rio y estuve toda la mañana esperando para mi sellado de pasaporte hasta que volvió la electricidad para que pudieran  sacarme las fotos, al moneda que llevaba cambiada en dólares no me valió para pagar la visa tuve que volver a cambiarla en moneda de Mauritania perdí bastante dinero y la visa tampoco fue nada barata me cobraron 120 dólares de visa para poder entrar en Mauritania , cogí un transporte y no muy amigable y cansado me dirigí hasta la capital Nuakchot .

Me baje por el centro e intentaba localizar mi dirección , había un sol abrasador caminaba medio asfixiado  por el esfuerzo  del peso de mi mochila resoplaba  perdido dando vueltas  cuando vi dos hombres en una marquesina parados .

 Pregunte por mi dirección

No se inmutaron  aquellos hombres  .

Taxi , Taxi go Taxi , go Taxi me señalaban con la mano .

Me acerque yo más hacia ellos

De donde eres –  me preguntaron

Saque mi pasaporte y les ensene la visa de Afganistán,  llevaba puesto yo mi pañuelo Afgano para resguardarme del calor y  solo se me veían los ojos, Afgano afirme rotundamente .

Talibán

No No Talibán .

Conocéis esta dirección ¡.

Les cambio su actitud al instante, soltaron su bajeza rápido , Si Si claro esta ahí mismo,  ves aquella calle la primera a la izquierda .

OK gracias .

Allí mismo había un  bar  pare a  comer algo antes de llegar al hostal,  aquellas calles al mediodía estaban vacías  fue un placer sentir ese silencio y sosiego  había colocado la pieza del puzle en otra parte de África  tantos países tiene África  que  cada pieza tenia un ángulo y vértice diferente  después de haber llegado de Dakar era agradable sentir esa sensación esa  tranquilidad y silencio  mire a mi alrededor y resultaba indiferente  tomaban te impasivos y se protegían del sol con grandes turbantes .

Me levante y camine en busca de mi albergue allí a la vuelta de la esquina  lo encontré, lo regentaba un francés un camionero que hacia la ruta muchos anos hacia Mauritania, el hombre era muy seco y no entendía nada en ingles, la habitación tenia aire acondicionado y podía descansar eso era lo principal .

En la noche cuando refrescaba  salía la gente a  pasear  era muy agradable  sentarte en las terrazas a tomar un te, me acompañaba un chico francés que había conocido en mi albergue era un joven ingeniero francés  musulmán que se había mudado al desierto para buscar las respuestas a su existencia, se despojo de todo y vivía en la mas austera soledad del  desierto en una jaima,  allí en la soledad de las arenas aislado del mundo vivía en aquel momento despojado absolutamente de todo .

Pensaba yo irme hacia el interior del desierto, por una de las pocas  vías pavimentadas  que va desde la capital Nuakchot hasta Atar  una ciudad del noroeste de Mauritania donde me dirigía, el principal asentamiento de la meseta  ( región) de Adrar .

En el trayecto podía ver como el viento se iba comiendo la pista de arena era la carretera en línea recta y podía pasar a primera vista inadvertida  tal vez podía calcular aquí la distancia no seria mas de seis horas para recorrer aquellos 460  km desde Nuakchot a Atar , circulaba por aquel  desierto amodorrado cuando  sentí ulular (un sonido inigualable diferente y pegadizo me despertó) .

Nunca he escuchado nada igual, que es ese sonido , de donde sale esa voz –dije al hombre que viajaba al lado mío .

Es la música Haul la música de los Saharauis la música tradicional del Sahara occidental –contesto el hombre .

Una mujer Saharaui interpretaba canciones a una sola voz no le acompañaba  ningún instrumento de cuerda o tambor era un canto libertino ( suelto) en el interior de nuestro vehículo circulando por aquel desierto  una voz potente e intima  con diferentes  ritmos y modos  melódicos, una música  con influencias diversas  bereber, árabe, sudanesa, improvisaba la mujer tocando con sus palmas duplicando  el ritmo y las notas, estaba  aquella música  ligada  con lo femenino y representaba temas específicos de amor y guerra, estaba tan lejos de mi hogar  escuchando  aquello  allí sentado sin saber lo que significa, me transmitía la mujer  sensaciones en forma de resistencia, la música esta siempre presente en todas las culturas y puede ser cierto que un país no tiene cultura sin música, el lenguaje de  la música es  universal llega hasta nuestros corazones en las desventuras y en las venturas  jamás había escuchado nada parecido quede  asombrado y disfrute mucho de aquellos  canticos ( gratos) que me habían dado (despertado, deleitado ) después de un tiempo volvió el silencio y al rato  cuando la furgoneta hizo una parada el hombre que estaba sentado al lado mío me regalo su turbante  que era  una tela enrollada  de dos metros  que se  quito de su  cabeza para reemplazar aquella tela  por mi pañuelo Afgano que no era suficiente para soportar aquellas temperaturas, tenia yo como presente entonces un autentico  turbante  Sahariano  en mi llegada a la ciudad de Atar .

Me hospede en un campamento que  estaba  a un par de kilómetros a las afuera de la ciudad  cuando quería bajar a la misma  salía hasta la carretera principal hacia dedo y  esperaba que cualquier camioneta o coche me recogiera, a la vuelta cogía un taxi compartido que iba haciendo sus paradas, oscurecía temprano y a veces se me hacia de noche el  regreso por la carretera   tenia como señal un camión que estaba abandonado en la cuneta allí le mandaba parar caminaba entonces a oscuras  por un camino entre casas de adobe,    no había luz y no atinaba  nunca a la primera solía perderme por un rato, salía a un descampado  e intentaba caminar yo en dirección recta  al final  llegaba .

La patrona era una mujer francesa no se porque motivo había llegado a Mauritania pero allí vivía retirada en su  campamento, tenia dos empleados un pirata del desierto para las tareas y una señora que era la encargada de la cocina entre los tres administraban aquel campamento .

Siempre tenia algo mas  que descubrir o conocer aun en el mas allá aparecía siempre otro mas allá,  a cien kilómetros de Atar estaba  la mítica Chingetti fundada en el siglo xii como el centro de varias rutas del comercio transahariano una ciudad santa e importante ciudad caravanera, en el camino de Atar a Chenguetti  la carretera fue ascendiendo hacia un valle montañoso el paso de Amogjar amplias formaciones rocosas  de colores ocres negros y rojos  mas adelante al hacer cima en el puerto dejando ya aquel canon (precipicio) comenzaba  una extensa llanura arenosa hacia Chenguetti  se había terminado la carretera asfaltada  eran caminos de tierra y  piedra  por donde comentaban que  había pasado el Dakar, La ciudad fue fundada originalmente en el 777, y en el siglo XI se había transformado en un centro de comercio para los bereberes sanhaya, Poco después formó parte del imperio almorávide extendido desde el Senegal hasta España que extendió la escuela malikí del islam sunní, lo que se refleja en la arquitectura sin adornos de la ciudad.

Tras dos siglos de declive, la ciudad fue refundada en el siglo XIII como un centro fortificado del comercio caravanero que a través del Sahara conectaba el Mediterráneo con los países del sur del Sahara. Aunque los muros de la fortificación original desaparecieron hace siglos  permanecen varios edificios de aquel período en la parte antigua de la ciudad.

Durante siglos la ciudad fue uno de los centros principales donde los peregrinos de la región se reunían con sus dromedarios  para emprender el camino a La Meca ,  También se transformó en un centro de estudios islámicos del África occidental, a los que se añadían retórica, derecho, astronomía, matemáticas y medicina

 El encuentro con aquella ciudad fue como un duelo, comencé a caminar solo admirando aquellos exóticos paisajes la ciudad estaba amenazada por la invasión del desierto y las dunas se comían  las casas  sepultaban aquella  ciudad   sobre la arena   la enriquecía  también al tiempo de una visión  espectral y  por mas que me seducía aquella soledad  no veía un bicho viviente ni un indicio de vida humana, una tormenta de arena  me cegaba  en mi camino hacia aquel pueblo con temperaturas excesivas se me hacia muy peligroso exponerme al sol era como otras muchas veces un desinformado  estúpido y atrevido  visitante  desafiando el clima,  permanecían  todos escondidos en sus casas, Chenguetti  es una medina medieval en el centro del desierto de Mauritania en el Sahara occidental allí mismo se guardan importantes  manuscritos  y textos del Corán una biblioteca que data de finales de la edad media que quería conocer  pero en  aquellas calles de mampostería de adobe con techos planos de madera de palma  solo luchaba contra mi mismo estaba desafiando las inclemencias del desierto luchando contra el calor y  una tormenta de arena .

Encontré  como una tienda  no había  puerta pero se apreciaba alguien allí adentro , encontré cobijo y  me senté a tomar un agua junto con tres  bereberes que estaban  sentados  silenciosos,   buscaba una salida de aquel pueblo desolado y yermo no podía  caminar a aquellas horas y por suerte encontré a una pareja que  los reconocí al instante  porque  un día habían llegado preguntando alojamiento a mi hostal en  Nuakchot,  trabajaba la chica para el New York times y viajaban con una enorme cámara que ocultaban en una caja vieja, trabajaban  gravando documentales para el periódico  habían llegado hasta aquí porque les habían dicho que vivía un hombre que todavía tenia esclavos buscaban a aquel hombre y fue un placer encontrarlos porque no había nadie mas allí, los tres buscábamos una salida del pueblo, nadie quería mover un dedo para llevarnos de vuelta y no parecía importarles el dinero porque nada levantaba  de la tertulia aquellos hombres  .

Regresemos al hotel dijo la chica, mañana saldrá algún vehículo temprano .

Iré con vosotros donde es –pregunte yo

Aquí mismo, es  una simple habitación con  alfombras sobre  la arena .

Creéis que ese hombre tiene niños como esclavos  – pregunte mientras cenábamos

No creemos, pensamos que puede ser mentira, un montaje para sacarnos dinero, mañana partiremos no vamos a grabar buscaremos otro documental tengo varios trabajos para hacer en la india .

Hablar esclavitud Mauritania

Regresamos el día siguiente de  Chingetti a Atar cuando llegue a Atar di una vuelta por el  mercado Sahariano y me  pare a comer mi bocadillo de Quebac unos pinchos que hacían  en un puestecito a la parrilla caminando por la carretera hacia el campamento  el turbante de la cabeza se me descoloco   es necesario el turbante en el desierto del Sahara  igual que un gorro  en el polo norte si o si tienes que llevarlo encima, un coche(taxi) paro y me recogió unos metros antes del camión abandonado le mande parar llegue al campamento  pique a la puerta de hierro y el pirata enseguida me abrió,  no tarde mucho en sentirme  mareado  todo fue muy rápido  intente llegar a la recepción  para pedir ayuda  desvaneciéndome conseguí entrar  por la puerta donde vi una silla y allí mismo sobre la misma caí desplomado dándome  un bajón de tensión .

Carlos nos oyes, que te ha pasado

Carlos , Carlos ......

Como podía saber lo que había pasado, lo mas fácil era un golpe de calor o  una insolación  me pego tan fuerte que pensé que me iba a  morir allí mismo  me llevaron a mi habitación   no podía  levantarme un palmo de aquella colcha donde dormía  en el suelo la cabeza me explotaba,  no podía moverme pero peor aun era soportar el calor .

 Por favor por favor darme  aire llévenme a un hospital, donde hay un medico en este maldito pueblo .

El pirata que estaba al lado mío fue a hablar con la patrona regreso y me cambiaron de habitación me dieron otra habitación con aire acondicionado aquello fue un milagro al menos notaba el aire refrigerarme  no hubiese soportado ese golpe de calor  en la otra habitación, necesitaba yo el aire mas que el agua .

El pirata hablo, mucho mejor ahora  yo hable con la patrona que tu necesitabas  aire acondicionado y prosiguió una moneda ........

Que estas queriendo decir – dije yo

-bueno, no era momento para gastar fuerzas, cada poco entraba en mi habitación para mirar mi estado  me cuidaba todo el tiempo y sentía  su cariño  tenia cierta mentalidad ventajista pero no pasaba nada el era allí mi luz  mi mas fiel amigo y salvación .

De echo cogió el coche de  la patrona y me llevo al hospital no mejoraba mi estado y ya habían pasado dos días, seguía tirado como un pajarito indefenso en aquella habitación  cuando llegue al hospital no había nadie   solo me quedaba sentarme y esperar la llamada de alguien camine por un pasillo angosto y entre en la consulta de un medico   lo único que había era la cama donde me senté y una placa de letras para la  vista en desuso  todas  las letras estaban oxidadas no se podían diferenciar , nada mas había  en aquella triste sala del hospital el único aparato medico era el tomador de tensión del doctor un niño que no aparentaba ni veinte anos de edad, me escribió en un papel el nombre de unas pastillas con paracetamol .

 Espero que se ponga bien dijo el jovencito –

Gracias doctor – conteste

En aquellos pasillos y salas tan solo veía viejas camas y nada mas  si no había nadie por allí tal vez  seria porque no había medios allí para  hospitalizar a ningún paciente recorriendo aquellas salas me aumentaba la fiebre fue peor el remedio que la enfermedad .

Mientras buscábamos una farmacia por aquellas calles de arena solo me quedaba consolarme  a medida que pasaban los días nada mejoraba empecé a preocuparme mucho porque tenia que salir de aquel infierno levantarme y salir hacia la capital en busca de un  hospital  desfallecido permanecía en aquella habitación no podía ni sentarme porque los mareos me tumbaban de nuevo  al suelo, el Pirata me cuidaba me traía agua me atendía y sugería de nuevo una moneda .

Yo hable a la patrona coger el coche ir al medico  llevarte a la farmacia  comprar pastillas, bueno, bueno tu bueno ahora mucho mejor y prosiguió –  una moneda .

Sacaba algo que tenia suelto y le daba una propinita para que no se olvidase de mi  lo tenia muy contento y cada poco regresaba para atenderme  en aquel infierno  el era la única persona que me mimaba, una palabra de afecto, una caricia, su acercamiento como podía yo no querer aquel hombre aunque me pidiese una propina solo eran cuestiones culturales yo entendía que aquel hombre era un buen hombre porque se preocupaba por mi  un pirata del desierto que  iba hacer lo mismo sin aquella propina, gracias a Ala  ya conseguía sentarme  me sentaba tumbado sobre la pared con los pies estirados, eran las paredes de barro y el suelo todo cubierto  de alfombras , muy coqueta la habitación con cuadros árabes  decorando las paredes, me levante entonces y  cuando abrí la puerta de mi habitación sobre mi cayo una  bocanada de aire caliente quemaba hasta el agua de la ducha  camine  hacia el comedor del campamento y allí me senté la mujer de la cocina  Mauritania  me preparaba a lo posible de mi antojo  el desayuno unos huevos fritos omelet café mantequilla mermelada y pan hacia tres días que no comía nada  cuando me levante confiado volví a sentir mareos  salí en busca de ayuda apenas llegando a la oficina volví a caer de nuevo y  me volvió a dar otro bajón de tensión ,

 Carlos,  Carlos, contesta, estas bien como te encuentras ......

 Aire , aire  ....

No podía tener otro mejor lugar para recuperarme de una insolación que el propio desierto  las temperaturas exteriores rondaban los cuarenta  grados durante todo el día y  allí adentro en aquellas dos paredes de barro tan solo estaba yo y el consuelo de un pirata del desierto, el hospital mas cercano estaba en la capital Nuakchot a 450 km de  distancia, en África si caes enfermo y no tienes medios  te  puedes morir no podrás acudir al hospital  yo no era capaz de levantarme un palmo de aquella colcha sobre el suelo de arena .

Otra vez había  recaído tenia que  recuperarme bien  antes de salir, allí  afuera el calor podía matarme tenia aire acondicionado en la habitación y funciona bien  eso me aliviaba  el dolor de cabeza  intenso de los primeros días también había  mejorado con las pastillas pero aun estaba allí tirado y desvanecido recuperándome  de otro bajón de tensión  no levantaba  cabeza, deshidratado y muy enfermo   el pirata y la patrona me llevaban agua, yogurt algo de fruta  pero siguió  allí tumbado sin poder  moverme yo quería  trasladarme al hospital pero no podía fueron pasando las horas y  los  días y fui mejorando ya podía de vez en cuando relajarme sentado, el pirata abría la puerta y decía  estas mejor yo hable patrona aire acondicionado al mismo precio, coche, medico, farmacia, agua, yogurt, fruta  bueno bueno tu bueno todo mejor y prosiguió – una moneda .

No hay mas monedas no tengo dinero – comprendes

Si no es problema yo  amigo, todo bien tu mucho mejor, yo amigo no te preocupes – respondió el pirata .

Si estaba mejor era verdad al menos podía permanecer sentado cogí la libreta con mis apuntes y me puse a rezar  el Corán, tenia los versos del Corán apuntados en mi libreta había pasado toda aquella  tarde en Nuakchot aprendiendo a rezar con mi compañero musulmán francés  quería el convertirme al islam y aquella tarde lo cierto fue que estuvimos aprendiendo los versos del Corán yo practicaba por curiosidad aquellas posturas para rezar mirando a la meca  como un musulmán mas entonces  comencé a leer los versos en voz alta delante del pirata  rezaba  pidiendo  ayuda a Ala .

Se emociono el pirata desde el primer verso, se puso de rodillas al lado mío clavando su mirada en mi, yo seguía rezando  recitando aquellos versos que tenia en mi libreta

A llahu Ahbar , Al hamdu lillahi rabbi , lalamine arrahman arrahim , malihi yaumi dim ijaha ,

El dios del universo, el mas benevolente, en este día eres el rey después de la muerte rezo por ti pregunto por ti .......

El hombre  parecía haberse transformado en un ángel caído del cielo  por un instante yo  deje de leer  el toco  mi frente y comenzó a rezar,  me deje absorber  por sus plegarias,  besaba mi  cabeza y seguía recitando versos sentía mi dolor  como si fuese suyo  rezaba por mi con las manos extendidas hacia el Dios Todopoderoso, hubo una exclamación

Tu musulmán – dijo el pirata

Yes yes , yo Ala , Ala es  dios , Ala salvo mi vida,  Ala tiene una misión para mi  – respondí yo

Se puso muy feliz el pirata, no dejaba  de besarme en la cabeza  levantando sus  manos hacia Ala .

No era broma lo que estaba yo diciendo, Ala en cierto modo había salvado mi vida, tengo yo  un  ángel que me protege a lo largo de mi vida y se que tengo yo una misión aun que cumplir en este mundo no se cual es pero  Ala me lo había recordado era  mi intención  dirigirme al tren de las minas el tren mas largo del mundo  un tren de  doscientos vagones y tres  kilómetros  de largo tirado por cuatro  locomotoras,  setecientos kilómetros  de línea férrea  separan las ciudades de Zoureat  hasta  Nuadibu, serian veinticuatro horas en un polvoriento viaje a través de las entrañas del mismísimo desierto,  como no hay carreteras los Mauritanos suben a este tren que no  es un tren de pasajeros sino de carga  viajan subidos  encima  las toldas donde se transporta el mineral enmascarados  hasta las cejas con  sus pañuelos y turbantes  evitando tragar el  molesto polvo de mineral que sale cargado en los vagones a través  del Sahara  y se  desplaza hasta la costa Mauritania   hacia allí me dirigía yo hacia el interior del Sahara, de  haber subido yo a aquel tren hubiera sido una fatalidad  la  insolación encima una  tolva de minerales a  cuarenta y cinco  grados  expuesto al sol  en cielo abierto y sin auxilio alguno hubiera sido terrible .... Ala me aviso  para que no fuera yo en busca de  aquel tren , Ala había salvado mi vida,  no cuestionaría yo la fe de Ala, el pirata así lo creía y  beso mi cabeza por ultima vez  .

 Seguía muy débil,  tenia que  regresar a la capital para estar cerca de un hospital, llevaba una semana abatido por aquella insolación no podía esperar a recuperarme del todo en cuanto sentí algo de fuerzas me fui hacia la capital rápidamente el pirata me llevo en coche hacia la compañía de transporte solo fueron cinco  horitas allí sentado de viaje  yo ya estaba  de vuelta  a Nuakchot  lejos de aquella pesadilla .

Regrese al mismo  hostal pero  estaba en obras  tuve que buscar otro alojamiento las infraestructuras eran mínimas y los precios caros  recaí a la salida de la ciudad  al lado de la carretera general   llegar allí me llevo a una solución de salida

Sabes como puedo salir desde aquí  hasta Marruecos – pregunte al chico del Albergue .

No hay transporte debes atravesar todo el Sahara occidental, no hay viajeros para hacer esa ruta .

 Y Que puedo hacer  tal vez algún camionero me recoja .

SI es posible pero es muy larga la distancia  y no hay nada solo desierto, te van a cobrar de todos modos, te van a chantajear mas sino te dejaran tirado en medio de la nada hay mucho pirata,  nadie te va llevar gratis, yo puedo llamar a un contacto el hace la ruta hasta el Ayuun hace poco que inauguraron esta ruta y no te será fácil salir eso es un buen precio, tu decides .

Y cuanto cuesta .

100 dólares ¡ me asuste con ese precio  - que locura ¡ pregunte a mi nuevo compañero  viajero – crees que es cierto eso .

Si creo que si,  es lo que cuesta es una larga distancia 1280 km  y una frontera en tierra de nadie .

 Es una barbaridad pague 120 dólares la visa para entrar en este país y otros 100 para salir  no lo puedo creer .

Nadie me obligaba a nada se mantenía firme con sus palabras trabajaba para el hostal y parecía ofrecer un viaje seguro tenia que decidir, yo solo quería salir del desierto desde que enferme no me encontraba con fuerzas quería llegar a marruecos y no se me ocurrirá enfrentarme de nuevo al desierto  mas aun quedar vendido en la carretera del desierto  no era una opción a mi favor aquel era el precio que tenia que pagar, no era tampoco Mauritania un país barato para el viajero .

Senegal

Después de haber salido del archipielago de Bigajos en Guinea Bissau   regresaba a tierra firme, iba al encuentro de un amigo un compañero de viaje que conocí en Estambul, su nombre es  Alberto, me dio la dirección para encontrarme con un amigo suyo  un tal  Majo que  vivía en un pueblo llamado Kafountine en la región de  Casamance  un área de Senegal en la zona del rio Casamance .

La estación de Kafountine como siempre suele suceder esta a las afueras  le dije a un taxi moto que me buscase alojamiento  se metió la moto por laberinticos caminos  de tierra y arena, había  casas rurales esparcidas entre el campo   situadas una de otra en distancias considerables, amplios terrenos  con plantaciones de plátano,  arbustos, arboles  y  palmeras, yo no veía pueblo alguno solo caminos y una rica vegetación, era difícil orientarse entre tanto laberinto  el camino no fue corto y me llevo a un  bonito hotel  en un lugar tranquilo  cerca tenia  la salida hacia la playa  descanse en una gigante y confortable  habitación, al día siguiente ya me tenia que mudar .

Había puntualizado en un bar  para encontrarme con  Majo salió la moto a una carretera principal donde estaban todos los bares y tiendas  del poblado  pregunte en el bar  por Majo .

Allí estaba un hombre sentado en una silla, se levanto .

Eres tu Carlos el amigo del gallego – dijo Majo

Si soy yo –contesté yo

 Así que tu eres el famoso viajero,  te estaba esperando, mañana llegara el gallego  puedes venir a mi casa –dijo Majo

Bien, perfecto –contesté yo

En un desvío cerca del mercado  a una distancia de  un par de kilómetros  tenia Majo su casa de alquiler, se  diferenciaba la entrada por una gran portón metálico de color rojo, tenia un gran terreno aquella casa, Majo vivía con una jovencita Africana y era recién llegado a Kafountine, iba adaptándose al cambio cultural,  Majo  era un tipo campechano  sencillo y llano .

Llego Alberto los dos vivíamos en la casa de Majo y todas las mañanas bajábamos al pueblo, algunas veces andando otras en taxi, unos minutos antes lo llamábamos, Majo tenia el telefono de un chico y siempre lo llamábamos a el, solíamos comer  en una tienda de artesanía que  hacia también de restaurante,  tenia una pequeña  mesa afuera era  muy agradable lugar justo enfrente la carretera en el centro del pueblo, la mujer cocinaba comida local y al final de la misma calle estaba la playa y el puerto, el olor a pescado absorbía  todo  la basura y la insalubridad era  notable , la costanera de la playa estaba toda plagada de sardinas muertas que eran  arrojadas  de vuelta al mar que se las llevaba de vuelta a casa muertas, servían de comida para las aves carroñeras, Alberto se fue solo paseando por la orilla  hasta donde lo perdí con mi  vista después regreso  yo le esperaba  sentado  estaba acompañado de voces que oía salir de todas partes ,  , detrás de mi  construían  cayucos de  madera que  se  preparaban  para salir  a la mar, se reparaban a golpe de martillo en la arena  y se pintaban de vivos colores  estaba la playa atiborrada de flotas de  piraguas y  llegaban los pescadores con el pescado del día cargados  barrucadas, rayas, chicharro, marineros llegaban a tierra y en tierra firme otra flota de voluntariosos porteadores al precio de una miserable rupia esperaban la faena, estaban deseosos de descargar aquel pescado  ansiosos por repartir la ganancia, las mujeres  lo limpiaban y arrojaban  las vísceras sobre la arena , los muchachos en hilera formaban una cadena humana  en el mar trabajando en la carga y descarga, un viaje y luego otro, cubría el agua por la cintura y descargaban en grupos  las cajas, no se tardaba mucho en descargar una piragua pues eran tantos y tenían tanta fuerza que es  la forma de ganarse el pan en aquel  pueblo, gente, voces , venta, compra   todos se la rebuscaban hombres, mujeres y niños, llegamos en un paseo inmersos  nosotros en aquella  algarabía arriba y abajo   la playa era un pavoroso mercado de pescado  en aquel océano los trabajadores del mar se ganan sus vidas , llegaban  barcos de gran tonelaje  desde Europa y  faenaban  en sus costas  pues el mar no tiene dueño si se paga  con dinero y es inagotable , había grandes hornos donde se amontonaba la leña se depositaba allí el pescado que se iba salando  ahumando y secando  en unos pilares de madera donde el humo impregnaba  todo hasta nuestros pulmones,  aquello poco parecido tenia a una lonja de pescado mas bien era una escaramuza en la playa, un puerto de pescado  Africano y  el sustento del pueblo de Kafountine .

El gallego y Yo dormíamos en el comedor, en dos pequeñas camas, Majo tenia su habitación con la chica y el niño, la ducha estaba afuera y era un enorme pozo de agua, a mas  de  cinco metros de  profundidad el agua se nutria de la tierra  de la madre naturaleza, subíamos el agua con un caldero tirando de una polea, nos duchábamos desnudos al aire libre,  no se terminaba nunca el  agua de aquel pozo, nuestra relación era muy buena  agradecía aquellos  días juntos .

Bueno Majo y que te trajo hasta aquí .

Un cambio , lo necesitaba ..

De donde eres ?

Yo soy de Santander, vivía en una cabana en el monte, la  tengo alquilada y con eso me voy arreglando aquí .

Si yo ya entiendo,  descubrirás el agua tibia .

Si  el agua tibia, eso mismo, tu bien lo  has dicho .

Que tal con la chica ?

Muy bien de momento tenemos una relación de conveniencia, poco a poco, sabes ahora parece que estoy viviendo otra vida  que vivía en una burbuja  parece que el África me ha despertado a la realidad,  voy adaptándome .

.Bueno y como llevas lo de hacer de Papa  .

Fenomenal, eso no hay problema todas mis ex novias tenían niños , ya soy un experto Papa, no pasa nada me encantan los niños .

Hablar sobre el amor que es un invento occidental , los sueños , como le vas a decir a un hombre que vive en la miseria  pobreza mas extrema que vaya a por sus sueños y que le digas  lo que es el amor su concepto de amor .

Sabes gallego  tu amigo Majo es un gran tipo  sabe de la vida .

Claro te lo dije, Majo es Majo, por eso le pusieron ese nombre .

Pasamos unos días  en Kafountine en  compañía de Majo, era agradable el lugar, Alberto  y Yo queríamos conocer la isla de Karabane  cogimos un 7 plas, ranchera de 7 plazas que es el transporte de Senegal y fuimos a Zinguinchor, Alberto se tenia que ir acostumbrando al transporte  le había tocado de primeras  el asiento de atrás, esta este mas alto que los otros asientos y cuando había baches solía pegar con su cabeza en el techo, Yo conocía Zinguinchor la ciudad mas grande de la región de la Casamance, canales, manglares y una densa red de ríos alrededor de Zinguinchor, navegando por la desembocadura del rio Casamance llegamos a la isla de Karabane, pelicanos y garzas nos  acompañaban a lo largo del viaje  un santuario de  aves  de todas las especies  que viven asociadas  con los arboles  con  plumas de todos los colores, estas también  cantaban  y  se posaban en las ramas arrancando hacia arriba el vuelo batiendo el aire de vida   volaban  en grupos de grandes familias , mire hacia arriba y oía sus canticos  se movían en sincronía,  iban y venían transmitiéndome  ondas de libertad, nos acercamos  a un banco de arena que posee cantidad de manglares que cubrían la isla , una isla tropical  habitada en su mayoría por la etnia Jola, los primeros habitantes  de la isla, a los dos nos encanto este lugar  todo estaba tranquilo  al tiempo que nos recibieron amablemente no había apenas visitantes en la isla caminábamos  por la orilla de la playa  preguntando por alojamiento en uno de los hoteles conocimos una española se llamaba Vanesa estaba saliendo  con un nativo Jola ( diola) de la isla por sus comentarios parecía estar muy contenta y se iban a casar  esperaba que su  mama viniese hasta Senegal para conocerlo .

ETIMOLOGIA PALABRA TOUBAB.

Si se casa  con una Europea ( Toubab)  llegara el bien a todos, traerá bendición  para la familia, esperaran sus ingresos   se convertirá en un hombre rico por consiguiente todos irán a buscarlo para pedirle favores, el esta bendecido por los espíritus, fetiches y debería entender una Europea su cultura, algunos no dirán que se han casado pues toda la responsabilidad caerá sobre ellos , un africano vive la vida día a día , el futuro no es en absoluto relevante para ellos pero si se casa con una Toubab su vida cambiara, Senegalés trabajaba duro conducía una furgoneta de transporte la mitad de su salario se lo daba a la mama la otra mitad que era muy poco se lo gastaba tomando un refresco o una cerveza, tampoco se iba  a poner a pensar en ahorrar  viven despreocupados  son la pesca y la tierra  sus recursos, para los Diola sus clanes es lo mas importante son una etnia animista pero conviven con otras religiones, cristianos y musulmanes, la figura del rey es importante el es quien decide sobre las familias .

Cuando llegaba la hora de tomar el sol  nos sentábamos en una de las  terrazas a la orilla del rio, si queríamos pescado para el almuerzo  dábamos la orden temprano salía el hombre a pescar a la vuelta solía traernos  unas barracudas, la terraza la regentaba una familia Senegalesa .

Que queréis para comer mañana –dijo el pescador dueño del restaurante

Pues no lo sabemos – dijo Alberto

Que os parece si os enseno la isla dijo el Senegalés .

El senegalés era muy atento  siempre hacia todo lo que pudiera para que nos sintiéramos bien  podías preguntarte el por que de  tanta generosidad  pero todos estábamos de acuerdo en que aquella cordialidad  era natural en aquella isla,  fuimos a su casa donde vivía con otros muchos hermanos a medida que pasaba el tiempo nos sentíamos mas cercanos a aquel  chico, La española nos preguntaba que opinábamos de el, no tenemos por que desconfiar es todo bondad, la hipocresía de occidente es grande cuando se antepone  un concepto de vida al otro lo  tuyo (que te dicen) al todo  esa auto denominación que nosotros mismos nos creemos   del  primer mundo es un virus letal y haber llegado a ese sistema tan avanzado de calculo nos ha privado de vivir el presente ,  Senegal nos guio  hacia el interior de la isla, había un cementerio colonial donde una tumba se diferenciaba de las otras  era la tumba del  capitán francés  protet  que pidió ser enterrado de pie para morir combatiendo a sus enemigos, el  comercio de esclavos  y la evangelización también habían llegado a aquella  isla,  una vieja iglesia bretona  y algunos muros en pie de una  antigua prisión de esclavos eran los  vestigios de un pasado ya olvidado, no muy lejos había un hospital para las matronas y muy cerca una tienda de comestibles y otra de artesanía, El gallego se detuvo compro un pantalón  típico Senegalés y mostro  su interés por la música,  sus viajes casi siempre tenían relación con la música  cuando lo conocí en  Estambul aquel día fuimos a   encontrarnos con un afamado artesano Turco, recorrimos las calles de la parte asiática de Estambul en busca del taller de aquel reputado hombre que fabricaba  los mejores Laúd turcos en Estambul,  contorneaba con sus manos  la madera de caoba del laúd con la misma sutileza y amor que un papi  cuando besa  el culito de su bebe,  acariciándolo parecía sentir  la música saliendo de aquel instrumento inerte e inacabado, entre sus clientes estaban algunos de los mas reconocidos músicos Turcos, sentados tomando un te nos enseno sus trabajos y a Alberto se le fueron los ojos  observando un hermoso Laúd blanco que  tenia un acabado perfecto solo echo para gente  talentosa.

Puedo probarlo  – dijo Alberto

Claro es una de mis obras maestras – dijo el artesano

Oh dios mío suena  cojonudamente  –dijo Alberto

Si es un instrumento  único, no  tengas dudas – dijo el artesano

Cuanto cuesta –dijo el gallego

1000 euros  - dijo el artesano

1000 Euros exclamo , no puedo pagarlo solo he traído 500 euros ese es mi  presupuesto –dijo Alberto .

No te preocupes puedes llevártelo me pagaras la otra mitad en un mes cuando llegues a España dijo el distinguido mejor dicho honorable caballero artesano .

Alberto se había enamorado de aquel instrumento a primera vista igual que le había sucedido con su ex novia  mas aun porque aquel instrumento profesional le acompañaría para toda su vida .

No lo pienso más , Me lo llevo  – dijo Alberto .

 Se dieron un apretón de manos y cerraron el trato de palabra .

Alberto era músico y la vida sin música para el carece de sentido , toca la guitarra y el sitar indio con su grupo infusiones musicales, tenia mucho interés en la cultura musical de Senegal pero todavía no había tenido la  oportunidad  de descubrirla en nuestro viaje, cuando cayo la noche escuchamos una música  que  sonaba desde muy lejos al final de la playa, Alberto  reconoció el sonido de inmediato agudizando sus sentidos y comenzando a caminar por la orilla de la playa como si sus ojos alumbrasen en aquella oscuridad, sabia que aquello que sonaba era el Jembe  haberle dicho en aquel momento que estaba lejos para acercarnos caminando de  noche y sin luz  hubiera  sido para el una gran tomadura de pelo nada iba a detenerle en aquella búsqueda de sonidos pensé yo que podía acompañarlo  fuera  lo que fuera aquel sonido seguro que seria fabuloso escucharlo  lo cierto era que bajo aquel silencio  sepulcral  en la intimidad de la noche podíamos entender que aquella isla embrujada por la música todavía estaba inalterable, un grupo de Diolas nativos tocaban el Jembe y nos deleitaron durante un largo rato  estábamos sentados en la arena todos formando  un corro  eran reconocidos aquellos chicos locales  como grandes   percusionistas de la música del Jembe Senegalesa, Alberto estaba en su salsa  no se iría hasta que no parasen de tocar  la fuerza y rapidez con la que golpeaban el Jembe profundizaba en sus orígenes, desde niños los Diolas de la isla de Carabane aprenden a tocar el Jembe  lo mismo  que en otras partes del mundo aprenden a andar en bicicleta o a jugar al balón  dejo la música de sonar haciéndose entonces un vacío perpetuo , Alberto aplaudió y se acerco  después para elogiarlos,  la noche estaba en calma y la luna que también permanecía escuchando se fue a dormir  todos nos fuimos a dormir, imagine que Alberto había disfrutado aquella noche se dio la vuelta entonces  y exclamo son buenísimos! ha sido fantástico ya me puedo ir contento en este viaje .

Hacia mas de un ano que no veía a Alberto pero podía percibir que le estaba gustando su experiencia por África en la mañana temprano Alberto me despertó había quedado con Vanesa y el Senegalés para visitar una isla vecina, la isla de Djogue, se acerco la barca a recogernos en la puerta del mismo de hotel  luego de eso  al poco tiempo estábamos desembarcando en la isla de Djogue se veía esta  mas mística y salvaje, muchas palmeras estaban abatidas en el suelo como si hubieran sido arrasadas por una tormenta, la cantidad  de  cocos y ramas que estaban  esparcidos por la arena era impresionante  sobre todo cuanto mas nos acercábamos a la playa mas adelante vi como las  palmeras caían  abatidas a machetazos por gente  local de la isla empujadas tan solo con la inercia de la  fuerza de la mano  un poco mas allá nos encontramos  un poblado de pescadores  eran  inmigrantes de muchos países Africanos  que Vivian en chozas  muy  míseras a la orilla de la playa preparados para salir a la mar, pasando el pueblo caminábamos guiados por el Senegalés que  cada vez que se encontraba con alguien  paraba para charlar,  saludaba  diciéndole  Kasomay y el amigo respondía  Kasomumay kep, todo bien, estrechaban fuertemente sus manos  y seguía después caminando, la española hablo entonces , pobre hombre mi amor  cuando lo lleve a Barcelona lo imagino por las ramblas caminando y que nadie lo salude, todos nos echamos a reír .

A lo largo del camino había troncos de madera clavados sobre la tierra, similitudes de altares alrededor de las Ceibas como ofrecimiento a los espíritus, había almas de espíritus alrededor de aquellos objetos y arboles, estaban poseídos por una fuerza sobrenatural  las tradiciones animistas estaban allí muy arraigadas, Senegal nos sugirió  visitar a un hechicero a mi me recordaba  aquella isla un poco a Asia  grandes campos extensos de arroz con hermosos troncos extensos de palmas  tropicales , un área grande de tierras  con motivos religiosos y fetiches con cierta resistencia a la vida .

Una vez allí Senegal recordó la razón por la que habíamos visitado  la isla,  iba de visita a casa unos familiares y todavía quedaba un largo camino  en aquel punto yo me detuve, decidí esperarlos durmiendo una siesta encima unos troncos de madera  a la vuelta nos quedaba comer  entonces regresamos al poblado de pescadores donde nos sentamos todos juntos a comer arroz con pescado, todo se compartía en una gran bandeja, todos comíamos  con las manos  y sentados en el suelo como era su costumbre al terminar  regresamos  a la isla de Carabane .

Era hora de viajar pues los días también pasaban en aquella isla Alberto y Yo nos dirigíamos hacia Dakar, habían echo una gran inversión para acondicionar el muelle a la llegada del ferri en la isla de Carabane, todo lucia bonito desde la sala de espera hasta el paseo que rodeaba toda la plataforma de madera, dejamos atrás Carabane habíamos reservado cama en uno de los camarotes privados del barco, era un lujoso ferri para mi costumbre, hicimos noche en el barco y  llegamos bien temprano en la mañana a la capital de Dakar .

Alberto decidió al llegar que descansaría un rato después saldría a conocer la ciudad de Dakar solo tenia dos días antes de cojer su vuelo.

 Entonces yo te acompañare – afirme

Descansemos pues un par de horas y salgamos –dijo Alberto

Alberto  se tomo un instante y luego hablo, caminemos por la playa tan solo estamos a dos calles .

Comenzamos  la mañana caminando por una extensa playa  el mar batía con fuerza y la espuma llegaba a la orilla, salían con sus piraguas al mar los pescadores de la playa Yoff Ngor y a su regreso multitud de carros tirados por burros  transportaban sus productos, los pájaros rastreaban el pescado y las cabras también las bañaban como mascotas en el mar, había gente arriba y abajo caminando mas adelante un edificio blanco impoluto apareció en la playa coronado por una cúpula de color verde era el mausoleo de Saidi Limanou Laye ( cofradía musulmana)  a la orilla sobre la costa divisamos poblados  humildes que no tenían calles  solo estrechas callejuelas de arena donde se  levantaban  sombrías casas  eran los barrios musulmanes de la periferia .

No nos pasó a ninguno por la cabeza el pensar que caminar por el interior de estos barrios era peligroso, ni mucho menos lo era, Alberto caminaba lo mismo que yo asociados al lugar .

-¡ Y bueno ¡ que te parece este barrio musulmán – pregunte a Alberto .

- fenomenal , metámonos por esas callejuelas  - contesto

Si considero decir que el África  en general no es peligroso  muchos considerarían que soy un  loco atrevido, nos recibieron bien los musulmanes senegaleses, mucho sol, mucho ruido, los niños jugando en la arena,  los mas grandes a la sombra de los patios de sus casas, África no da para comprender  tiene uno que atravesar su capa exterior todo lo que sucede no alcanzas a verlo sin un scanner  se necesita una radiografía para poder  ver su interior, se puede ver fracturada pero  es humana salimos de los barrios musulmanes de la periferia  y todo era mas caos, mas gente, mas  trafico, mas atascos, mas  humo, mas cabras, mas  carros tirados por burros, en uno de los paseos ya por el centro  entre frutas y verduras  Alberto se detuvo, donde vamos .¡ esto es enloquecedor  mire por donde la mires no hay por donde cogerla, diría yo Alberto que es un cuerpo desnudo que no podemos tocar, mientras tanto los  residentes se preparan  para la llamada la oración  de pie en grupos por todas las calles  y no solo los viandantes también los coches se detienen, esto no le sedujo mucho  al de atrás que grito -¡mueve ese coche-¡  ,-¡ apártate a una orilla -¡,  abren las puertas del  coche  salen a la carretera y se ponen a rezar dejando todo lo que tengan que hacer nada puede detener la fe de aquel hombre que subirá al coche cuando termine la llamada de la oración  es mejor eso  que no estar todo borracho en la discoteca digo yo , Taxi , Taxi grita Alberto , aquel era de color negro y amarillo y echaba humo como un  barco a vapor  solo que sin chimenea por el tubo de escape , -¡ a donde vamos -¡ - pregunta el taxista , yo miro a Alberto y le pregunto tu sabes yo no tengo ni idea  .......

Al día siguiente visitamos la isla de Gore . Durante más de tres siglos fue el más importante mercado de esclavos para aprovisionar de ellos a Estados Unidos de América, al Caribe y a Brasil, principalmente. La isla fue descubierta por portugueses en 1444, bajo cuya bandera en 1536 se construyó la primera Casa de esclavos. Desde entonces y hasta 1848, año en que Francia abolió la esclavitud, en esta isla se estableció la base más activa del comercio de esclavos.

Se calcula que al menos veinte millones de personas, tanto hombres, como mujeres y niños, fueron secuestrados en sus aldeas, trasladados y vendidos a tratantes que se establecieron abiertamente en la isla de Gorea. Aquí los secuestrados eran aprisionados en calabozos, encadenados como animales y colocados espalda con espalda, como sardinas enlatadas, para esperar a que fueran vendidos, antes de que decayeran físicamente y fueran sacados de ese lugar.

 Paseábamos por las calles de Dakar entre corderos, miles de corderos por todas partes, por toda la playa  a la puerta de las casas  por las aceras  por la carretera  por los descampados en los transportes de pasajeros  en los coches  por  cada esquina o rincón de la ciudad  estaba lleno de corderos, corderos llegados de todas partes, permanecían sus cuidadores al lado de ellos sentados los cepillaban y lavaban para que estuviesen relucientes y presentables  les daban de comer paja y  bebían en calderos de agua, los mimaban hasta el ultimo momento de su vida, se hacia trueque, se vendían y se compraban los corderos  hasta la ultima hora, la ciudad de Dakar se había convertido en un gigantesco mercado  de corderos el motivo era la fiesta de Tabaski , (así se la conoce en África occidental), también llamada Aïd al-Kabïr (fiesta grande), conmemora la sumisión de Abraham (Ibrahim para los musulmanes) a los designios de Dios cuando éste le ordena degollar a su hijo único Ismael (Isaac en la versión cristiana y judía). Sin embargo, en el último instante, cuando Abraham ya está con el cuchillo preparado para seccionar el cuello de su hijo, Dios envía al arcángel Gabriel con un cordero para sustituirlo por Ismael. Cada día 10 del mes de dhou al-hijja, el último del calendario islámico, los musulmanes de todo el mundo conmemoran este episodio, en el caso de Senegal degollando a uno o varios corderos que deben estar acostados sobre su lado izquierdo y con la cabeza mirando hacia La Meca , dimos muchas vueltas ese día y ya cansados nos acostamos temprano Alberto ya tenia partir .

Bien amigo,  mañana sale mi vuelo de vuelta regreso,  a donde vas a ir –dice Alberto

Creo a Sant Louis llegare para la fiesta del Tabaski – contesté yo .

Estaba yo llegando a Sant Louis  cruzando el  puente de hierro El Puente de Faidherbe  sobre el río Senegal que la une con el continente africano, La ciudad fue fundada en 1659, en una isla del río Senegal por marineros de Dieppe (Normandía) y fue bautizada con ese nombre en honor del rey de Francia "San Luis" y también, por ser su ancestro, del soberano reinante Luis XIV.

La ciudad de St. Louis se convirtió en esta época en la capital del África Occidental Francesa antes de que se mudara a Dakar en 1902. Dakar se convirtió posteriormente en su capital en 1960 en el momento de la independencia de Francia.

Observo las calles de la vieja ciudad colonial con sus balcones de madera y sus  fachada de cal y caminaba por las mañanas hacia  La Langue de Barbarie una lengua de arena que separa el río del océano Atlántico, volvía a conectar con la vida africana eran  barrios de pescadores (Ndar Tout y Guet Ndar) era intensa la vida en esa lengua de pequeño espacio (300 m ) allí Vivian las gentes humildes mas allá de las ricas casas coloniales del centro, los pescadores salían a la mar y aquella franja de arena era otra ciudad viva un caos y un desorden urbano típico africano, todas esas personas Vivian de la pesca la playa se convertía en un vertedero de desechos las calles embarradas y el rio era todo una escuadra de piraguas .

AL OTRO lado por el centro colonial en cualquier esquina de alguna de sus calles me detenía yo a comer desde el balcón de mi habitación veía yo estas hermosas casas coloniales del centro, tenia yo una habitación de ocho camas para mi solo, escuche alguien que se acercaba  subía las escaleras haciendo bastante ruido  entonces abrió la puerta de mi habitación diciendo .

Vámonos ¡ - Es la fiesta del cordero estas invitado a comer en  mi casa , hoy es un día para compartir con los demás .

Yo mismo me sorprendí solo había hablado con ese hombre cuando llegue y me dio una habitación , comprendí lo que significaba para ellos aquel día un día de fiesta y perdón, ya comenzaban con los rezos desde muy temprano después se reunían en sus casas para comer  todos iban vestidos impolutos con esas túnicas largas ( bubus,Taibas , Kaftanes ) por todas las calles veía cabras como en Dakar , algunas ya las estaban degollando, había multitud de charcos de sangre por doquier, la fiesta del Tabaski había comenzado algunos niños besaban a sus cabritos llorando y dándoles  el ultimo adiós apenados  no se querían separar de su mascota, era el día del perdón de los pecados el momento para zanjar las trencillas familiares  el momento de la paz  los corderos iban al cielo ( paraíso ) en nombre de Dios, era de familia de bien la casa donde llegue, una gran casa de dos pisos donde vivía una  rica familia  afuera había un patio de arena donde  esperaban los cabritos para su muerte los degollaron y murieron al instante, la sangre del animal se vertía sobre hoyos en la arena después se enterraba, quitaban la piel, las vísceras y desmenuzaban las piezas los hombres  con machetes, cocinaban las mujeres en grandes ollas, salsa de cebolla, arroz, papas y verduras, todo se cocinaba al aire libre en el patio  de la casa y para comer todo nos lo sirvieron en una gran bandeja en el suelo, allí todos con la mano compartíamos la comida estábamos sentados  en el suelo alrededor de grandes bandejas de cordero, un día de solaridad en la fiesta del Tabaski, terminamos de comer y subimos al piso de arriba .

Quieres coca cola , fanta , ¡ - dijo el chico

Allí estaba en aquella sala,  teníamos un Disc yai que era quien ponía la música y se estaban preparando para tocar el jembe .

En la esquina estaba uno de sus amigos sentado en una sillita haciendo el te, disfrutaba con ese trabajo, le daba una y otra vuelta hasta dejarlo a buen gusto después nos lo serbia en una bandejita, no había alcohol en aquella fiesta .

-prueba este te, esta delicioso –

Si esta bueno

`Pasando un rato, Bueno regresare a mi albergue,  la comida ha sido exquisita, muchas gracias por todo .

Ok Injala , ( en las manos de dios ) .

Guinea Bissau

 Compre el billete de bus Bamako (Mali)  hacia  Tambacounda ( Senegal ) 30 horas viaje ,  continúe Kolda ,  Zinguinchor  y de ahí cruce hacia Guinea Bissau .

De Bamako ( Mali ) a Tambacounda ( Senegal ) fueron 30 horas de viaje , un transbordo antes y después de la frontera de 4 horas de espera , hasta la policía llego porque los autobuses de la compañía no salían , Tambacounda a Kolda con una carretera llena de baches y de ahí a Zinguinchor .

Cuando fui a la embajada de Guinea Bissau en Senegal ( Zinguinchor) el trato con el que me habían recibido no era el que estaba acostumbrado en otras embajadas  entre en un pequeño despacho con un hombre amabilísimo que hablaba Portugués que al instante me dio la visa, no debía tener muchas visitas ese hombre que se sentía contento con mi visita, sobre la pared de su oficina tenia un cartel que ponía ( no busco ser melhor do que os outros , busco apenas ser melhor do que era omten )

Guinea Bissau fue colonia portuguesa hasta 1973 que firmo su independencia, una radio en portugués sonaba en el puesto fronterizo de Guinea Bissau  escuchar portugués fue como sentirme de vuelta a casa  el idioma me había trasladado por un instante a Brasil, esa melodía radiofónica donde sonaban las noticias, radiante de alegría había puesto los pies en ese país .

Me mandaron lavar las manos en un Bidón de agua  un control de ebola Africano  pasado el control subí de nuevo a mi coche, los ríos forman manglares y amplios estuarios cerca de la desembocadura, ríos navegables que sirven de arterias para el transporte, atravesábamos una llanura costera  baja y pantanosa, manglares y selvas tropicales, un vacío de pureza y ritmo sosegado, el tiempo se había detenido en Bissau, un ritmo mas lento con grandes  casas comunales con techo de paja y muchos puentes atravesando los manglares pero ningún coche, controles y mas controles policiales y como no el ingenio Africano  unos niños con una cuerda nos  cerraban el paso  subían la cuerda cuando les dabas algo de  propina, simulaban aquellos niños un control policial , así los niños se las ingenian en África .

Llegue a la ciudad y fui directo en taxi a buscar un barco hacia el archipiélago de Bigajos  cuando los portugueses descubrieron este archipiélago los grupos étnicos que habitaban el archipiélago Vivian aislados del continente, casi sigue así de intacto a día de hoy, la única manera de llegar allí era un transbordador que salía desde la capital Guinea Bissau yo me aventure a llegar a aquel archipiélago casi desconocido hasta en el mapa .

No salía el barco aquel día del puerto, me mandaron a otro puerto, allí estaban las piraguas africanas  varadas a la orilla del fango, el agua estaba baja y aquello parecía un cementerio de piraguas en vez de un puerto de salida, solo  había aves revoloteando entre la basura y pescadores reparando las piraguas  que no se podía salir fue la mejor noticia que me pudieron dar,  allí estaba solo, que hacia allí me preguntaba ? realmente iba a subir a una de esas piraguas africanas y navegar hacia alta mar, regrese al centro y busque alojamiento, al final conseguí un buen lugar  16000 en el hotel jordano, en el menú tenia Feijoada para comer me chupaba los dedos con la Feijoada  pero no era barato tampoco aquel país, la gente era maravillosa y había descubierto una joya de país , viejas calles anchas con edificación portuguesa, la tranquilidad de aquellas gentes, la vida pausada, tenia que alcanzar el archipiélago de Bigajos .

El archipiélago de Bigajos esta compuesto por dieciocho islas principales y decenas mas pequeñas casi desconocidas en el océano Atlántico, buscaba información de como llegar a una de ellas, una de las mas alejadas del archipiélago, una isla de la cual había escuchado historias y leyendas, la isla de Orango Grande  una isla matriarcado donde las mujeres tenían toda la autoridad  organizaban dirigían y gestionaban las leyes, las mujeres escogían  a sus maridos depositando un plato de comida en la puerta de su casa un tradicional ojo de pescado  el acuerdo del matrimonio era marcado por el comer de aquel pescado  .

Quería alcanzar Orango Grande pero como alcanzaría Orango Grande  una isla anclada y detenida  en el tiempo .

En el Hotel me darían un contacto para llegar a Orango Grande, veía verdadera bondad en aquellas gentes, tal vez podría alcanzar Orango Grande  primero tenia que llegar a Bubaque en ferri  la isla principal  de ahí en piragua hasta Orango Grande, un ferri por semana hacia la travesía de Bissau a Bubaque  compre el boleto ese mismo día, era  un viernes ( 6 feria ), cuando estaba dentro de un barco un hombre se me acerco

Eres Carlos ?

Si soy yo dije sorprendido .

Soy el hijo de Domingo, aquí tienes el contacto para Orango Grande .

No recordaba, había preguntado a tantas  personas información que ya no sabia quien era ese tal domingo, me dio un papel con un contacto y un telefono

 Domingo Monteiro ( irmao )  el mais bello residente de Orango Grande .

Mio Filho ( hijo) bonísimo Silva Monteiro, eso ponía aquel papel .

Guarde aquel papel y el ferri partió hacia Bubaque, era uno mas en aquel ferri, nadie me acosaba en Bissau fue una tranquilidad que me atrapo desde el primer instante, desde que había puesto  el pie en aquel nuevo país, en seis horas había llegado a Bubaque, fue todo un acontecimiento la llegada del Ferri y en  cuando baje del barco un jovencito se me acerco, yo pensé que venia a ofrecerme alojamiento pero era Silva Monteiro  ( hijo )  me esperaba para acompañarme a Orango Grande, la piragua de Orango Grande partía al día siguiente Sábado, Monteiro ( hijo ) apenas hablaba era muy tímido y  probablemente nunca había tenido contacto con un turista .

Orango Grande es una reserva nacional, aves migratorias, hipopótamos de agua salada, vida marina, jungla, playas y el tesoro mas preciado, los propios habitantes de Orango Grande .

Todos nos habíamos  registrado en una caseta marítima para la salida, ya había sacado el billete, un chaleco salvavidas nos iban dando  por orden de lista para subir a aquella piragua, así hasta que se completo la lista, una  vez todos arriba partimos, unas cincuenta personas habíamos subido a la piragua y todo estaba en calma  tras varias horas divisamos la isla de Uno y una tormenta de lluvia se nos echo encima en cuestión de minutos entonces perdimos toda visibilidad con las islas cercanas  todo contacto con tierra navegábamos en un cielo nubloso en medio del océano, levantaba el aire el toldo que rebosaba de agua y  se inundaba nuestra piragua  iban achicando el agua afuera con calderos, litros y litros de agua se iban sacando de la piragua a caldericos esta se balanceaba  de un lado a otro  con el mar y se estaba inundando  por todas partes, el agua subió rápido  de volumen,  llevaba yo mi chubasquero de manga larga  encima el traje de agua, iba preparado,  miraba a los lados y veía a los niños tiritando de frio  imaginaba esta gente  varados durante días  en medio el océano con una gran tormenta, estas  piraguas son con las que salen hacia Europa jugándose la vida, viajaba yo aquel día en una de esas piraguas hacia la isla de Orango Grande  en medio de aquella  tormenta  alcanzamos la isla de Uno, hicimos una parada técnica para dejar mercancía y  continuamos hacia Orango Grande  era un paraíso aquella playa que se extendía virgen a lo largo de toda la isla, selvática y solitaria,  había que bajar de la piragua caminando unos quinientos metros sobre la playa, todos caminaban por el agua con la mercancía sobre la cabeza y descalzos, me sentía yo como aquellos exploradores portugueses que habían llegado hace siglos atrás, escondía para mi  cierto misterio llegar a aquella isla, Silva Monteiro ( hijo ) y yo habíamos llegado a la isla de Orango Grande, ni coches, ni motos, ni carreteras, ni ningún vehículo que circulase por aquella isla  solo una moto de carga que se utilizaba para transportar los víveres y la mercancía hasta la Tabanca .

Dos grandes Tabancas ( poblados ) había en la isla de Orango  la Tabanca de Ambuducu y Eticoga, un campo de futbol encontramos en el camino  Silva Monteiro se detuvo y saludo a sus amigos que ya saltaban al terreno de juego  acto seguido seguimos caminando y sobre veinte minutos llegamos a la Tabanca .

Al llegar a la isla sus moradores me recibieron con toda normalidad , todo esta intacto e inalterado, todo es una comunidad, la casa donde vivo es grande con varios espacios, es la casa de Domingo Monteiro ( irmao )  el mais bello residente de Orango Grande, Silva Monteiro ( hijo) y Yo compartimos la cama  cuando me levante al día siguiente tenia todo el cuerpo lleno de  picaduras de bichos, Silva Monteiro no tenia nada  durmió al lado mío pero no tenia ninguna picadura a pesar de que hay una enorme antena en la isla  nadie tiene electricidad  ni luz disponíamos de  una linterna para dar luz en nuestra habitación , Silva Monteiro ( hijo) escuchaba los partidos de la semana académica por la radio en diferido, el  ya sabia el resultado .

Había llegado hasta aquí para conocer la historia de la isla  la historia de Okincapanpa, la reina Okincapanpa, al lado de mi casa había un  museo y nadie podía entrar sin el permiso del protector  un anciano que lo guardaba, solo el tenia  la llave, la puerta de entrada al cementerio de los reyes, solo el podía abrir aquella puerta y fui en busca del sabio anciano, allí estaba sentado a la puerta de su casa  calzaba unas sandalias  vestía una manta amarilla por encima de uno de los costados de su cuerpo y sobre su mano derecha sujetaba una lanza en pico de madera, sobre la izquierda un bolso de mimbre, americana negra debajo, camiseta blanca y un sombrero negro, se levanto el hombre para ensenarme el museo, caminaba renqueante  aquel anciano con las articulaciones anquilosadas, se paro en la puerta y antes de abrirla me conto la historia de la reina Okincapanpa,  le costaba hablar al hombre, la entrada era de madera con tallados y los campesinos llegaban a ofrecer ceremonias a la reina que murió en 1937, realmente no lo confirmo esta es la fecha estimada de su muerte, los colonos portugueses llegaron a la isla, la reina Okincapanpa hablo que no querían la guerra que va pasar con nuestros niños ?, con nuestras mujeres y ancianos , les ofreció llevarse bienes de la isla, los colonos portugueses aceptaron y se  fueron a otras islas vecinas, todos en las islas vecinas decían lo cobarde que había sido la reina Okincapanpa  lucharon entonces contra los colonos y todos murieron algunos se protegieron en la isla de Okincapanpa, los colonos volvieron a por ellos y la reina les protegió de nuevo  les dijo lo mismo  no queremos guerra llevaros todo lo que queráis, animales, comida,  todo   pero dejarnos vivir en paz, se fueron los colonos, esta fue la historia que me conto el hombre guardián de la llave del museo de los reyes, todavía siguen a día de hoy viviendo en paz  en esta isla casi que no ha pasado el tiempo  la vida sigue igual en Orango Grande y si bien las tradiciones antepasadas las tienen en cuenta y se respeta a las mujeres   en aquel día me contaba Domingo Monteiro ( irmao) que ya no existía el matriarcado  ni existía una reina en la isla  ni tampoco hacían  el ritual de escoger marido .

Abrió la puerta y ahí estaban las tumbas de familiares y reyes que se fueron sucediendo en el reinado, sepultadas en el suelo de barro con una cruz de madera, el primer rey fue Bancanhapan, Okincapanpa, Anne, Iandagha, Okincaganga, Ocwamia, Ocodokia, Paposseco todas estas tumbas había enterradas en aquel museo de la isla de Orango Grande.

Eran celebraciones en Orango Grande  semana académica  toda la gente  bailaba en la Tabanca y sobre su cuerpo llevaban faldas de paja coloridas, iban  bailando  en grupo por el pueblo, hombres, mujeres y niños, estaban todos vestidos de fiesta, quise bailar un rato con ellos, las mujeres me abrazaban para sacar una foto conmigo, estaban todos contentos, les  sacaba fotos con sus vestidos coloridos,  los ancianos se sentaban apoyados a  la pared de sus casas a la sombra de  los techos de paja y los jovencitos salían a coquetear en la noche, yo dormía y esperaba a Silva Monteiro que llegaba de la discoteca de la Tabanca, los festejos continuaron unos días, caminaba un hombre a  hurtadillas y en la mano llevaba una red que la lanzaba a un hombre que hacia de presa  que estaba tirado en el suelo, jugaban a pescar y se divertían en el porche de las casas  las mujeres hacían esterillas y redes  yo me incorporaba  por un tiempo, me sentaba al lado las señoras y apareció una de sus hijas que se quitaba inocentemente su camiseta,  ella se tapo con naturalidad, no llevan sujetadores, uno termina en África acostumbrándose a esos cuerpos semidesnudos, siempre decían buenos días les encanta saludarse cuando se cruzaban por el pueblo, las grillas iluminaban el prado en la noche, estaban haciendo la cena  en unas ollas  a veces entraban en el comedor de mi habitación y todos nos  sentábamos a beber cerveza casera, podía perderte por la isla todos los caminos llevaban a uno preguntaba y me guiaban, yo andaba arriba y abajo a mi libre albedrio y  nadie me decía nada, llego la entrega de trofeos del campamento de  futbol de la semana académica  donde se realizo una recolecta para  la hospitalización de un niño de la  tabanca .

 Es difícil para un occidental entender estos sistemas de comunidades , estos modelos de sociedad unidos, poblaciones pacificas con un patrón familiar  claro, clanes donde se respetan a los mayores con economías de subsistencia ( pesca), Orango Grande era una isla diferente, una isla detenida en el tiempo, un lugar donde todavía se vive como Vivian en el reinado de la Reina Okincapanpa, una isla donde todas las personas son  bondadosas, honestas y nobles  era un huésped en Orango Grande y llegaba  la hora de despedirse de  aquella  remota isla con un gran secreto  sus habitantes o moradores .

Monteiro ( hijo) y Yo regresamos de vuelta a la isla de Bubaque un lunes  hasta el Domingo no salía el ferri de vuelta a Guinea Bissau, el ferri solo salía una vez por semana, los Domingos, era demasiado tiempo para esperar el Ferri  ya familiarizado con la piragua decidí embarcarme de nuevo en otra piragua una que salía entre semana  el martes nos levantamos para salir pero se anulo la salida  al día siguiente miércoles regresamos al muelle, todos esperábamos desde Bubaque la salida pero no tienen un horario fijo, las piraguas no salían  hasta que recibieran la orden de control marítimos de Bissau, todo el mundo esperaba la notica por la radio de control, sobre las once del mediodía llego la esperada noticia el mar parecía calmado, fue la  hora de despedirme de Silva Monteiro ( hijo ) navegue seis  horas mas  en una piragua Africana en medio del océano Atlántico y también  esta piragua  se inundaba  achicaban el agua con botes o calderos ya era algo normal y no me asustaba , ningún contratiempo había llegado  a Bissau  había terminado yo aquel  viaje al remoto archipiélago de los Bigajos .